La Escuela Activa Savia abrió sus puertas en Villanueva de Duero el mes de septiembre de 2015 con 12 alumnos de Educación Infantil y Primaria, como un proyecto alternativo e ilusionante.

Este curso 2018-19 la escuela está dando un salto importante al trasladarse a Villavaquerín convirtiéndose en un Centro Autorizado por la Junta de Castilla y León para impartir enseñanza del sistema educativo español.

En la actualidad estamos en pleno proceso de homologación que está previsto obtener en las próximas semanas.

Este curso es ya nuestro cuarto año de trayectoria, con varios alumnos que ya han pasado a Educación Secundaria y de los que nos sentimos muy orgullosos por su motivación, autonomía para el estudio, habilidades sociales y educación democrática.

Por eso queremos seguir brindando la oportunidad a muchas familias que sueñan con una crianza diferente para sus hijos, un espacio donde puedan aprender a su ritmo, sin presiones innecesarias pero con objetivos claros y un acompañamiento en su aprendizaje basado en la responsabilidad, el aprendizaje significativo y el bienestar.

Este proyecto se fundamenta en una forma diferente de entender la escuela: una educación como la que necesitan los niños, como la que proclaman los expertos, como la que anuncian los pedagogos, como la que reclaman las leyes educativas: Una educación para la Vida.

¿No es verdad que sería un sinsentido que haya tantos niños y familias padeciendo una educación que no está a la altura de las personas a las que se dirige, y los maestros que les saben ofrecer esa educación diferente estuvieran cruzados de brazos o limitados por estructuras que han demostrado no tener capacidad de renovarse?

Líneas básicas

  • Aprendizaje activo: aprender haciendo es, en palabras de Roger Schank, la única forma de aprender. Este enfoque básico se aplica a todas las áreas: lenguaje, matemáticas, inglés, educación física, ciencias, plástica, música, valores… Es interesante observar como las asignaturas preferidas de los niños son las prácticas… es lógico ¡pues hagámoslas todas así!
  • Aprendizaje por proyectos interdisciplinares: los contenidos de las distintas asignaturas se interrelacionan a través de proyectos grupales a lo largo del año, de manera que en cada proyecto están trabajando aspectos de varias asignaturas.
  • Aprendizaje grupal colaborativo: basado en la interacción entre compañeros de aprendizaje: llegando a acuerdos, enseñándose mutuamente, aprendiendo a poner límites, distribuyendo tareas y asumiendo responsabilidades
  • Aprender a pensar: estrategias de pensamiento, una metodología desarrollada por Robert Swartz. Un tiempo semanal dedicado ex-profeso a analizar ideas, argumentos, hacer juicios críticos y desarrollar el pensamiento creativo para aprender a resolver problemas y tomar decisiones
  • Aprender a Vivir: una sesión semanal de resolución de conflictos y autoconocimiento emocional, desde los conocimientos aportados por la Terapia Gestalt al campo de la salud y la inteligencia emocional.
  • Aulas diversas: con alumnado de distintas edades, como en las escuelas rurales, con un programa individualizado, respetando el ritmo de aprendizaje de cada uno, como la vida fuera de la escuela, que cada alumno va desarrollando según sus necesidades con el apoyo y la orientación del maestro.
  • Competencia digital: integración de equipos informáticos en el desarrollo de proyectos.
  • Aprendizaje de idiomas: uso del inglés como idioma vehicular en varios proyectos anuales.
  • Potenciando la responsabilidad y la autonomía: tomando decisiones y asumiendo las consecuencias de éstas.
    • organización personal libre y responsable.
    • cada alumno establece sus objetivos diarios en la asamblea de cada día
    • momentos periódicos de autoevaluación y presentación de trabajos a los compañeros.
    • elaboración de aprendizajes propios a través de investigación.
  • Sistema personalizado de tutorización:
    • Acompañamiendo individualizado por parte del maestro.
    • Tutoría entre iguales: los alumnos con más competencia apoyan el aprendizaje de otros compañeros: todos dan y todos reciben.
  • Evaluación cuantitativa y cualitativa: centrada en el desempeño e informada por la autoevaluación del propio alumnado, en lugar de evaluación numérica. Los padres reciben trimestralmente un informe redactado por el tutor sobre la evolución de su hijo/a.
  • Educación respetuosa con las necesidades del alumnado (alimentación, juego, afecto, tiempos de descanso, acción, ir al aseo), donde el respeto mutuo es la norma básica de convivencia.
  • Aulas abiertas a la participación de los padres: en las exposiciones, como asesores especialistas (siempre con un objetivo concreto), previa formación específica.
  • Con un excelente equipo docente.

Nos inspira una escuela en la que el primer objetivo es la felicidad y el crecimiento de las personas que la forman: una educación en la que los programas, las normas y las evaluaciones estén al servicio del desarrollo y el bienestar de los alumnos, no al revés, donde se les permita aprender como aprenden los niños de estas edades: de forma activa.