A vueltas con las rabietas

Hoy en día creo que es muy común es que los padres cedan finalmente a las rabietas. De otra forma me extrañaría que fuera tan habitual contemplar situaciones así donde quiera que hay niños con sus padres. Estoy a favor de atender las necesidades de los niños, en principio a demanda, siempre que se haga de una forma que ayude a que estén más equilibrados y estables.

El otro fin de semana que estuvieron mis sobrinas en casa, me paso algo ilustrativo. La más pequeña, de dos años, estaba en la mesa y empezaba a dar golpes. Como ya saben pedir las cosas de forma directa, mi hermana no les atiende cuando entran en ese estado. Así que la niña cada vez iba a más, entrando en esa típica espiral. Como la cosa subía de nivel, puse un tono de voz muy firme y le expliqué: "aquí en la cocina no quiero que grites, así que callate por favor o sal." De repente, la niña se calló sorprendida. Unos pocos segundos más tarde mi hermana, viendo que la niña ya estaba más estabilizada, le preguntó qué necesitaba. De esa forma la niña obtuvo lo que necesitaba, y los padres también. Y además ella aprendió dónde están los límites… en los límites de los demás.

Sé que en algunos lugares esta forma de proceder se califica como negativa, conductista y no sé que otras cosas más. Yo prescindo de calificación. Lo único que digo es que funciona, que es una forma de tratar a los niños desde el respeto, que nadie sale perdiendo y que finalmente todos disfrutamos de una comida feliz.

Las "rabietas" son expresión de frustración, obviamente. La propia palabra lo indica, pues procede de "rabia". La frustración es el enfado que subyace cuando no logro controlar al medio según mis expectativas. Pienso que ojalá se les dejara a los niños expresar su frustración de forma genuina, de una forma que no se hicieran daño a sí mismos ni a los que están a su alrededor (me alucina ver cómo los niños pequeños pegan a sus padres y éstos se dejan). Necesitan aprender a expresar agresividad pegando, o mordiendo un cojín. Es una forma de no acumular adrenalina y evitar las depresiones (debido al cortisol que genera el cuerpo para compensar el exceso de adrenalina) y, por tanto, la debilidad inmunológica.

Esta forma de trabajar la agresividad, no tiene buena prensa. Muchas personas hacen ejercicio físico y subliman con razonamientos o respiraciones tranquilizadoras. Sin embargo, así la situación no queda emocionalmente completa ni se logra autoapoyo para encararla de forma diferente en el futuro.

2 respuestas a A vueltas con las rabietas

  • Pilar dice:

    Fran, creo que no sólo tiene que ver con ceder a las rabietas, también con cómo tratamos a los niños cuando están en esa situación. Es posible acompañarlos sin por ello “ceder” y sobre todo, es importante atenderlos antes de que entren en ese estado. Muchos niños sólo consiguen la atención de sus padres (que no aquello que están pidiendo con la rabieta) de ese modo. Por eso usan esa conducta para sentirse parte de la familia, para que los miren, para que los atienda, aunque sea para gritarlos. Así de necesitados somos los seres humanos de la mirada de otro ser humano. http://criarenfamilia.wordpress.com

    • admin dice:

      Yo prefiero no hablar de ceder, pues suena a lucha de poder. No se trata de ver quien gana, sino simplemente de hacer lo que necesitamos como adultos y respetar nuestro compromiso con los límites que nos hemos puesto. Saber mantener un no, ante el chantaje.
      La rabieta como tal es una forma de manipulación que utiliza el niño para chantajear al adulto que no quiere escándalos en público ni pasar malos ratos. Ante la debilidad mental del adulto, el niño se hace con el control de éste.
      Es importante diferenciar las necesidades de las apetencias. Y efectivamente cuando un niño exige algo al adulto que sale de toda necesidad, seguramente lo que en realidad está demandando es atención, pero de calidad.
      Un saludo.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088