Amenaza de castigo

No hay nada como la amenaza del castigo para lograr el control de otras personas sin tener que hacer cambios en nuestra forma de hacer las cosas. Esto ha sido aplicado por instituciones de todo tipo a lo largo de la historia occidental: desde los monarcas a los líderes religiosos de todas las culturas.

Amenazar es avisar de un futuro daño si no se cumple lo que yo decido. Toda amenaza utiliza el temor (miedo al futuro) para manejar la conducta de los demás.

En el colegio y en casa se escuchan frecuentemente frases como estas: “si no haces los deberes te quedas sin recreo”, “como no apruebes no ves la televisión en un mes” o “vas a ver lo que es bueno”. Todo esto son frases que enfocan a la persona en el futuro, no en sus necesidades reales, y la llevan a actuar por temor. La persona que amenaza esta en la posición de dominio. Desde luego no parece la mejor forma de educar, con agresiones y miedo. Todos hemos tenido experiencias de infancia en la que, abusando de nuestra posición de debilidad, nos venían advirtiendo de terribles consecuencias si no cumplíamos con las expectativas de los demás. Yo no me siento feliz recordando estas vivencias.

Sin duda es más responsable, más asertivo y menos intimidador hacer las cosas en lugar de amenazarlas. Por ejemplo: en lugar de decir “como vuelvas a interrumpirme sales de esta sala”, decir “sal de aquí ahora”. En lugar de decir: “como no traigas las tareas te quedas sin recreo”, decir “te quedas sin recreo para poder hacer ahora las tareas que no hiciste”.

Una respuesta a Amenaza de castigo

  • Pilar dice:

    Una versión suave de la amenaza es el soborno: si haces X (comerte esto, ponerte las zapatillas, recoger los juguetes, marcharte sin protestar, etc) te doy Y (una chuchería, un rato de tele, salir al parque, etc). A mí no me gusta nada, aunque a veces resulta difícil saber si las consecuencias de la acciones de mis hijas pueden vivirlas como un soborno, un castigo o una legítima reacción por parte de su padre o madre. Hace unos días presencié un asedio brutal de dos hermanas a una tercera más pequeña para conseguir que se marchara de la habitacion en la que estaban jugando, mediante una retahíla asombrosa de sobornos.
    Las consecuencias de nuestras acciones son presentes y también futuras, y habrá un día que nos asombraremos de las cosas que hacen o dicen nuestros hijos y alumnos.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088