Aprendizaje cooperativo: agrupación roles de los alumnos

ColaborarEficiente
Dentro del aprendizaje cooperativo los alumnos de cada grupo suelen tener asignados distintos roles que cambian rotativamente (cada semana o cada mes, dependiendo del caso). Además los grupos se suelen reestructurar completamente normalmente cada evaluación, o cuando se ha terminado un gran proyecto. Estos roles se utilizan de forma muy eficaz para que cada alumno tenga unas responsabilidades exclusivas y para mejorar la comunicación del docente con el grupo. Este reparto de funciones suele aumentar de forma notable la implicación y el interés de todos los alumnos en las tareas (al menos en Educación Primaria). 
Es importante para el docente que el rol que tiene cada alumno en cada momento esté físicamente identificado con una tarjeta de color, particularmente en los casos en que los roles cambien con frecuencia. La forma óptima es usar un código de colores (todos los docentes deben acordarlo). Dicho código, con los roles y las funciones asignadas, debe estar identificado en un cartel de la clase para cualquier docentes que necesite hacer una sustitución. La identificación puede hacerse a través de un colgante, una tarjeta con imperdible, un brazalete, etc. Sin embargo no olvidemos que lo importante es que el docente sea el primero que respete las funciones establecidas para que los alumnos se comprometan con esa estrategia de cooperación.
Antes de meterse al trabajo mediante roles es importante que los alumnos lleven bastante tiempo de rodaje grupal por un objetivos comunes, para que entiendan que, al margen de los roles, el resultado es responsabilidad de lo que todos hacen o dejan de hacer, de forma que nunca se culpabiliza a nadie en particular del grupo. El grupo es una organización horizontal en la que todos tienen la potestad de exigirle a un compañero que cumpla su función adecuadamente.

COMPOSICIÓN DE GRUPOS

En estos años he trabajado con grupos de distinto número de miembros, desde parejas hasta sextetos y desde hace varios años he llegado al firme convencimiento de que por norma general el grupo de tres miembros es óptimo por las siguientes razones:
  • no hay demasiados grupos (como cuando se trabaja en parejas)
  • los grupos son variados y todos los miembros tienen al menos un compañero con el que de entrada se llevan mejor (en el que más se apoyan) y otro con el que se llevan peor (el que supone un cierto reto de socialización)
  • al ser un grupo pequeño la mejora en la organización interna dentro del grupo es fácilmente perceptible tanto desde el punto de vista de la relación como de los resultados en las actividades
  • es bastante difícil que nadie se inhiba haciéndose el despistado (la presión de sus dos compañeros lo suele evitar), las reuniones son más eficaces y el reparto de tareas al realizar un proyecto es sencillo
  • no se crean subgrupos dentro de éste (como en el caso de los grupos de cuatro, en los que suelen formarse dos parejas), por lo que se asegura que todos se relacionan con todos
  • las funciones estén bien definidas (no hay exceso de funciones)
  • la supervisión mutua en el grupo es sencilla y directa
  • es más sencillo garantizar que no haya excesivo desfase competencial entre los miembros del grupo
  • las sillas con tres patas son más estables que con cuatro

Las funciones más extendidas son las siguientes:

Coordinador

  1. Si como docente quiero dar una instrucción sobre cómo realizar una tarea llamo junto a mí a los coordinadores y les digo: “el objetivo es este”, “esta tarea hay que realizarla en inglés” o bien les digo “os quedan solo cinco minutos y necesitáis haber ensayado la presentación todos los miembros del grupo”. Antes de que los coordinadores regresen al grupo suelo pedir a uno que verifique la instrucción que les he dado, repitiendo mis instrucciones.
  2. También obtengo feedback sobre el estado de una tarea en un momento dado preguntándoles a los coordinadores. Así, por ejemplo, llamo a los coordinadores y les pregunto “¿qué os falta a cada grupo?” De esa forma los grupos pueden seguir trabajando y yo tengo un feedback instantáneo del trabajo de cada grupo en 30 segundos, sin requerir la atención de toda la clase, interrumpir el trabajo que están realizando ni pedir silencio cuando el ruido existente es por la ejecución de la tarea.
  3. Los miembros de los grupos asumen que el coordinador tiene el voto de calidad y yo lo tengo escrito en unos carteles en la clase.

Portavoz

  1. Cualquier comunicación del grupo hacia el mí u otros grupos ha de ser siempre realizada por el portavoz. Éste realiza me hace las preguntas que surgen durante el trabajo, me transmite sus peticiones y representa la voz única del grupo en todas las actividades de puesta en común, interacciones entre grupos o presentaciones breves (si son largas, lo habitual es que todos los miembros del grupo expongan alguna parte).
  2. Convoco a los portavoces para darles instrucciones referidas con sus funcionas específicas (preguntas, resolución de dudas o forma de comunicarse con otros grupos oralmente).

Secretario

  1. Se encarga de las tareas escritas de todo el grupo particularmente: anotación de ideas, respuestas cortas, síntesis de trabajos y autoevaluaciones.
  2. El resto del grupo se compromete a supervisar la corrección de la escritura del portavoz, e insistir para que su escritura sea clara y sintácticamente y ortográficamente correcta (búsqueda de palabras en el diccionario, etc)
  3. En los trabajos que implican participación escrita de todo el grupo, el secretario solamente se encarga de las autoevaluaciones.
Se pueden crear más roles dependiendo de las necesidades. Siempre recomiendo que cada docente debe estar realizando trabajos grupales durante unos meses antes de organizar los roles para que detecte cuáles son sus necesidades de organización por su forma particular de trabajo o por los objetivos. Los roles se pueden cambiar, crear o extinguir en función de necesidades que vayan surgiendo.

QUE CONSECUENCIAS DEL TRABAJO CON ROLES

  • Se potencia la atención a la diversidad y a través de una reunión con 8 niños (si tengo 8 grupos de 3 miembros en clase) organizo toda la clase reduciendo los momentos de silencio colectivo y dando instrucciones directas y puedo verificar por su lenguaje no verbal si han comprendido bien las instrucciones.
  • El entrenamiento en la conciencia de la responsabilidad definida para cada una de los miembros del grupo en su rol, puesto que nadie de su grupo va a realizar aquellas tareas que sean su responsabilidad y su compromiso con su función repercute en el resultado final del grupo.
  • Los alumnos con mayores dificultades se ven reforzados tanto por reconocérseles una función que depende en exclusiva de ellos, como por el trabajo conjunto con sus compañeros que le ayudan para lograr los objetivos grupales. El éxito de cada compañero ya no es sólo un objetivo personal, sino también del resto de miembros. Se da una confluencia sana, en la que cada vez es uno el que recibe el apoyo en aquel aspecto en el que se siente más flojo.
  • Se aumenta la atención del alumnado a las instrucciones del docente en las reuniones por roles (cuando éste reúne a todos los coordinadores, a todos los secretarios o a todos los portavoces) y una importantísima mejora en la comprensión y expresión oral, puesto que a menudo un miembro tiene que transmitir a sus compañeros las instrucciones o transmitir al docente lo tratado en el grupo. Esto repercute en la mejora de la autoestima de todos los alumnos que establecen con mayor frecuencia una relación personal y directa con el docente desde la colaboración, no desde la sumisión o la obediencia (colaboran con el docente para que en su grupo alcancen los objetivos).
  • Se reducen los litigios a la hora de tomar una decisión conjunta (coordinador), a la hora realizar las preguntas (portavoz), y a la hora de tomar notas (secretario), puesto que todos admiten el voto de calidad del coordinador y su capacidad de decisión como si de un jefe de cocina se trate, así como la representación del portavoz ante los demás y la función de escribiente y certificador de lo hablado del secretario. Sobre todo, sabiendo que todos pasan por todas las funciones.

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088