El águila que no volaba

Aguila

Un rey recibió un día como regalo dos crías de águila. Cuando las crías alcanzaron su momento, el rey pidió que llamaran a un maestro cetrero que les enseñara a volar. Después de una semana de trabajo, un águila volaba pero el otro aún no había alzado el vuelo desde su ramita. Y el cetrero se dio por vencido.

Enojado el rey, ordenó en su corte buscar a otro amaestrador con la promesa de que si lo lograba, podría pedir aquello que más deseara y él se lo concería. Apareció un hombre y le enseñaron al águila-no-volador en su ramita. A la media hora regresó donde el monarca y le dijo:
-Majestad, alzad la mirada, ahí tenéis vuestro magnífico ave, ya está surcando el cielo.
-Decidme, ¿qué habéis hecho para conseguirlo?
-Tan sólo he cortado la ramita.
_______
Os brindo esta breve historia, no puedo deciros de quien es. A mí me llegó de boca de María Elena Gaytán Shiosaki y me parece una excelente lección para padres y educadores. Tan sólo corten la ramita vean como vuelan todas sus crías. Un abrazo enorme a todos.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088