El injustificable tortazo a tiempo

Frecuentemente se frivoliza sobre los castigos físicos hacia los niños como medida “instructiva”. Lamentablemente en entornos educativos es fácil escuchar “¡si le hubiera dado un tortazo a tiempo!”

Me parece inadmisible que se justifique una agresión directa como medida de corrección a un menor. No son pocos los padres que le dicen a los profesores “si usted necesita darle un tortazo, no se preocupe que yo le apoyo”. Afortunadamente la ley no asiste a los profesores agresores, por más que reciban el beneplácito de los adultos.

Personalmente añoro aquella época en la que nos mandaban a la cama sin cenar por no cumplir nuestras tareas y responsabilidades. Desde luego me parece más respetuoso hacia la persona y más educativo. Los menores necesitan observar que para lograr cubrir necesidades tienen responsabilidades que cubrir, y que lo que reciben es un apoyo a su desarrollo integral. Sin embargo frecuentemente reciben un cheque en blanco de sus progenitores respecto a todo aquello que necesitan o incluso les apetece: alimentación, ocio, dinero, higiene…

Sin duda a la hora de elegir entre agredir a los niños encerrándolos o limitándolos y que los padres pongan sus propios límites, es esto último lo más respetuoso para todos. Los padres se cansan de que los niños pongan las normas en su propia casa e incluso les agredan. Parece que la alternativa es agredir físicamente. Es un camino sin salida. O que me agredan o agredir. ¿Dónde ha quedado la tarea de poner límites a la apetencia infinita de los chicos?

Pienso, sin ninguna duda que irse a la cama sin cenar, ya sea por un suspenso, o por una falta grave de respeto o de cuidado de sus propias cosas es la medida más educativa y respetuosa. Es la forma más real de educar para el esfuerzo y aprender a conseguir las cosas por sí mismos.

Cuando los niños nos están diciendo a todo que no, que no aprueban, que no recogen, que no colaboran en casa, que no tratan con educación, que no se hacen cargo de sus cosas… los padres necesitamos decir también que no, que no dedicamos tiempo a su bienestar, que no les vamos a cuidar como si fueramos sus sirvientes, que no les vamos a conceder todas sus peticiones. Si no hay compromiso mutuo, lo que estamos generando son parásitos, no personas.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088