El miedo y los límites

En general nos han enseñado a "creer" muchas cosas: lo que es bueno, lo que es malo, lo correcto y lo incorrecto, lo educado y lo maleducado, y algunas palabras en abstracto como el respeto, la solidaridad, la familia… pero practicamente nada del respeto a nosotros mismos, de los límites, del contacto físico, de cómo pedir las cosas, de cómo defendernos y sobre todo nada de como afrontar los sentimientos "negativos". La unica solución es no sentir nada y acallar nuestro cuerpo.

Lo maravilloso de trabajar con seres en formación, niños y jóvenes es que se ponen en evidencia todas las carencias que tenemos los adultos, pues los niños están más "vírgenes" en ese sentido que los adultos, están menos "socializados" (en el sentido negativo). Nos ponen en un brete, pues para ellos no es evidente que "no deben" devolver una patada que han recibido en el patio del colegio. Por si fuera poco, los niños toman lo que necesitan, en lugar de estar con mil millones de miramientos y precauciones… y eso a los adultos nos suele desestabilizar. En general los niños viven con menos miedos y en eso nos llevan la delantera a los adultos: no tienen tanto miedo a vivir. Y eso para mí ya es una excelente sabiduría vital.

La pregunta que se plantea cuando surge el miedo es ¿A QUÉ TÉNEMOS MIEDO? Sólo podemos tener miedo a algo que consideremos que nos puede dañar -aquí, en presente-. Así se pone en evidencia que el individuo que es capaz de poner sus límites ante determinadas situaciones de daño vive sin miedo.

Si voy por la calle y creo que un desconocido con apariencia rara está a punto de asaltarme… se pone en cuestión mi capacidad de poner límites. Si está bien desarrollada ¿para qué va a surgir el miedo? Lo único que puede ocurrir es tomar una acción enérgica para poner dichos límites.

Si tengo miedo a que mi hijo no desayune a tiempo para ir al colegio ¿dónde está mi capacidad para poner mi límite (no limitarle a él, sino a mí mismo)? Quizá recojo su desayuno aunque no haya terminado, para poder llegar a tiempo.

Si un hijo o alumno insulta, o levanta la voz ¿cuál es la capacidad de los adultos de poner sus límites a su espacio y a su dedicación?

Una respuesta a El miedo y los límites

  • Lola dice:

    “El individuo que es capaz de poner sus límites ante determinadas situaciones de daño vive sin miedo”

    Crecí en una casa sin límites… con reglas y castigos pero sin límites… sin respeto a la individuaciòn…o sea… “una casa sin puertas” como dice mi terapeuta… bueno hoy no puedo lograr que mis padres golpeen la puerta cuando vengo de visita.

    De alguna manera siempre me dieron miedo los límites.. ponerme límites a mí misma y a los demás… y a los limites que los otros me ponian…
    ahora estoy aprendiendo y me puedo dar cuenta de cuanto miedo me hubiera ahorrado.
    Pero nunca es tarde no?
    Voy a seguir paseando por aca.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088