Emprender o morir

 

emprender

Durante toda la semana pasada dos niños de Savia han estado repitiendo que necesitaban dedicar parte de su tiempo personal a una actividad secreta. El respeto en esos casos es proporcional a la confianza que tenemos en ellos y que, por ende, se convierte en autoconfianza. Sabemos que si están haciendo algo, por defecto no es algo que vaya contra la escuela. La aman, se despiden a diario con besos y abrazos y nos quieren… mucho, aunque no lo expresen así. Así que les dejamos hacer.

Pasaron varios ratos de varios días al ordenador, con risas nerviosas de satisfacción cada vez que les preguntábamos por el asunto… hasta que se supo. Yo me enteré cuando me dijeron:

-“Fran, necesitamos que nos dejes la escuela los domingos de mayo por la tarde”.

Mi sorpresa fue mayúscula. Son dos alumnos de 8 y 9 años y no podía comprender ni de lejos de qué me estaban hablando.

-¿¡Que os deje la escuela…!? Pero ¿para qué?
-Es que vamos a hacer un taller de acrobacias para padres y lo vamos a hacer los domingos de 7 a 8 de la tarde de los domingos.
-¿Y creéis que va a venir alguien hasta aquí?
-Sí, la madre de Carlos ya ha dicho que se apunta.

No podía salir de mi asombro. Tras unos instantes se me ocurrió preguntar.

-Peroooo… ¿vais a cobrar algo por el taller?
-Sí. Cuatro euros.

Ya lo tenían todo decidido, qué acrobacias iban a enseñar a los padres, quién se iba a encargar de todo e incluso el nombre de la “empresa”: MJ2. La sorpresa y la diversión iba cada vez en aumento hasta que me di cuenta de que había una pregunta lógica a continuación.

-¿Y qué queréis hacer con el dinero?
-Es para apuntarnos a una escuela de circo que hay en Valladolid muy buena.
-Veremos qué podemos hacer.

Durante estos meses los niños están desarrollando un creciente interés por su desarrollo motriz. No en vano, más de la mitad de los niños de la escuela (que tiene niños de todas las edades hasta 12 años) son capaces de hacer el puente, la voltereta lateral, el pino puente… en un despliegue físico sorprendente. De hecho varios de ellos son capaces de hacer varias volteretas laterales consecutivas para los dos lados. El récord de una niña son 13 seguidas. Y las hace con una mano.

Cualquier persona que tenga una habilidad a este nivel en cualquier campo comprende que requiere de disciplina, motivación, dedicación diaria y mucho deseo de superación. Eso es lo que tienen. Ahora quieren llegar más lejos y para ello NECESITAN el dinero. Lógicamente van a ser cantidades ridículas de economía informal que, por encima de todas las cosas les van a proveer de una experiencia única: ponerse en marcha para generar en su vida todo aquello que desean, sin límites.

El taller seguro que merece la pena, porque son bastante buenos e incluso enseñan a otros compañeros de la escuela. Pero lo más interesante es su actitud hacia sí mismos a la que no me atreveré a poner un pero. Si los hay, se los irán encontrando por sí solos.

Punto y aparte… o punto y seguido: hoy me han dicho dos niños que si podían vender grafitis por internet pintados por ellos. Me recuerda a la chica de 14 años que salió en el programa de Elen Degeneres que se ha comprado una casa y ya está ingresando 700€ al mes del alquiler. Y todo había empezado vendiendo cosas de segunda mano que recogía en la calle.

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088