Entre IVAs y venías

Decía la radio que se avecina una subida del IVA… y así mi vecina iba también quejándose del gobierno,” pues es lo que nos faltaba, a Zapatero se le ha ido la olla”. Pues sí, mi señora. Escuece el IVA y escuece

Pienso en letra alta que ya está bien de echar balones fuera. Lo mismo da cuál sea el partido en simpatía. Todos tenemos un familiar, ya sea padre, tío, primo, hermano o hijo que vendió o compró una casa en los últimos cinco pensando que hacía un buen negocio. En España se ha estado construyendo durante los últimos años tantos pisos como Francia y Alemania juntos. Después alguien ha comprado. El gobierno, simplemente ha esperado y recaudado, que para eso andan espabilados. Su responsabilidad es esa: haber esperado.

En la calle todos pensaban en la gran oportunidad que era. Todo el que estaba en el negocio pensaba que hacía un buen idem. El promotor, el constructor, el terrateniente, el ayuntamiento, el comprador… y, cómo no, el banco. Como ejemplo, algunos conocidos míos compraron una casa antes de necesitarla, sólo para alquilar. Otros aprovecharon para cambiarse a una casa nueva. Era “la oportunidad”.

De repente bajó la demanda; no podía crecer indefinidamente. Cientos de miles de puestos de empleo se fueron al garete cada mes. La gente ya no compraba… Conclusión: es culpa del gobierno, por una mala gestión. O si no, es culpa del gobierno anterior. Sea como fuere, nos hemos ido a freír espárragos.

¿Quién vendió terrenos y casas por encima de su valor, aprovechando el alcismo de los precios de los pisos? ¿Quién recomendó a sus hijos que se “metieran” en un piso? ¿Quién compró pensando que seguirían subiendo y duplicándose cada ocho años? ¿Quién se puso a construir para sacar tajada? ¿Cuántos cientos de miles de pisos estaban vacíos, habitados por la sola promesa de una jugosa reventa? Creo que el problema ha sido la avaricia de todos. Lo diré parafraseando un lema: “mucha pequeña gente avariciosa, en muchos pequeños lugares avariciosos, haciendo muchas pequeñas cosas avariciosas nos han metido en esto”.

Y con estos juncos han salido estas cestas. Parece kármicamente adecuado que tengamos que atarnos los machos, y evolucionar. El PIB de nuestro país estaba sostenido, en términos porcentuales por la construcción de viviendas, algo antinatural. Ahora ha llegado el momento del relevo. En este país de costumbres pedigüeñas, notablemente alimentadas por las tertulias de poca monta, falta iniciativa. Solamente los emprendedores más creativos e innovadores ocuparán el hueco. Que queden en el pasado los “nos tenía que haber ayudado el gobierno” o “el problema es que no hay ayudas”… Ningún gobierno tiene capacidad de crear empleo. El empleo lo creamos los ciudadanos, poniendo en marcha nuestras ideas, mientras los gobernantes discuten y reparten lo les dejamos.

La salida está en nosotros y, así visto, la crisis es una oportunidad. La de poner en marcha esa idea que gorgotea en nuestra cabeza y nos apasionaría hacer. Ahora que mucha gente ha dejado de trabajar en lo que le pagan… tiene la oportunidad de empezar a dedicarse a lo que le gusta usanto su potencial y su talento. Es nuestra hora.

Un ciudadano de Valladolid

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088