¿Es posible acabar con “vencedores y vencidos”?

Es asombrosa la incapacidad actual de salir todos ganando de una situación. No nos han enseñado. “Para que unos estén bien, otros tienen que estar mal”, dicen.

¿Eso es real? Para nada. El problema es que no hemos aprendido/entrenado otra forma de relación. Pero existe.

Sin duda hay una notable diferencia entre hacer actividades con otras personas y aprender del trabajo grupal.

En casi todos los entornos humanos actuamos grupalmente. Desde la familia hasta la industria, pasando por la asistencia al cine o a un partido de fútbol.

Para mí lo que convierte dichas vivencias en experiencias de aprendizaje es la interacción real que afecta a nuestras competencias y la satisfacción de necesidades. ¿Por qué no es posible cooperar para estar todos bien?

Todas las familias cenan juntas en Navidad, o se van de vacaciones. Todos los alumnos estudian dentro de grupos. Todos los trabajadores desarrollan su tarea con personas…

Sin embargo muchas familias repiten ritos que mantienen en la insatisfacción a la mayoría de sus miembros por falta de comunicación, de saludable interacción. No hay aprendizaje a partir de lo que hacen juntos. Los alumnos en clase aprenden bien poco del hecho de estar con otros compañeros cuando el objetivo es absorber lo que dice el profesor o el libro, e imitarlos.

La riqueza de estar juntos es que experimentamos cambios. Que lo que viven y necesitan los demás afecta a mi forma de entenderme y relacionarme con el mundo. Que la interacción cambia continuamente todas las reglas y necesitamos desarrollar aspectos de nosotros mismos que están sin desarrollar. Y sobre todo, la capacidad de aprender que lo que yo necesito y lo que tú necesitas es compatible, sin imposiciones y con un poco de flexibilidad.

Mientras no trabajemos en esto, mentimos al decir que es importante que los niños vayan a la escuela para socializarse. Actualmente la única “socialización” que se da en las aulas es la de la obediencia al profesor y a las normas. Y la interacción real sólo se produce durante los recreos. La interacción da miedo a los educadores porque genera conflictos. Pero la única forma de aprender a resolverlos sanamente es exponerse. Con el sistema educativo tradicional se ha creado una sociedad incapaz de resolverlos, sólo capaz de “afrontarlos” a través del miedo, la imposición y la obediencia.

Niños sentados, escribiendo, escuchando y en silencio… ¿eso es socialización? Para eso me quedo con el homeschooling.

Prefiero el intercambio entre todos, que enriquece y enseña (lo primero, a los propios padres y docentes); prefiero la interacción que supone un entrenamiento para resolver situaciones cotidianas de la vida de forma que nadie pierda.

Es posible. Y estoy trabajando en ello.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088