EL ALUMNADO

1- ¿Qué cursos atiende la Escuela?

Nuestro centro educativo tiene al alumnado organizado en dos grupos. El grupo de Infantil atiende a niños antes de empezar la etapa de Educación Primaria. Tiene una capacidad máxima de 20 personas. Durante estas edades los contenidos educativos son los propios del currículum ordinario, pero consideramos que todo ha de enfocarse desde el juego con un objetivo de aprendizaje. Los niños pueden volcarse en sus intereses de juego de rol, manipulativo, construcciones, etc… al tiempo que empezamos a trabajar contenidos básicos de la comunicación oral y escrita, así como se empieza a conocer el mundo actual a través de centros de interés desarrollados de forma activa mediante proyectos colaborativos a un nivel básico.

El grupo de Primaria escolariza a niños de 6 a 11 años (de 1º a 6º de Primaria). Tiene una capacidad máxima de 25 personas. En este nivel se dedican diariamente dos horas a estudiar sobre un centro de interés a través de un proyecto grupal. Además cada alumno va recorriendo los contenidos básicos del currículum oficial junto con otros asuntos de su interés particular, durante lo que denominamos «tiempo de estudio personal», de manera que aprende a decidir sobre sus aprendizajes, sus intereses, su ritmo… con el apoyo del docente y de sus compañeros.

Todos los niños comparten espacios pero cada uno tiene su educador y espacio de referencia que da seguimiento de su evolución, así como actividades y momentos propios.

2- ¿Aprenden bien con compañeros de otras edades?

Los grupos multinivel son muy enriquecedores y favorecen el desarrollo personal y el aprendizaje competencial.

Las diferentes necesidades de los niños según su edad no sólo no son un obstáculo para compartir espacios, sino que implican un excelente aprendizaje de los límites, el respeto y el apoyo mutuo. Lo importante es que la organización de la escuela permite que cada uno puede satisfacer sus necesidades. Esto es un enorme enriquecimiento porque todos los alumnos a lo largo de su escolarización aprenden con compañeros mayores, de su edad y menores.

Al igual que los hermanos de una familia en la que los padres saben mediar en los conflictos y crear un espacio compartido de respeto, el alumnado de nuestra escuela tiene distintas edades y así aprende a convivir -a veces juntos y a veces separados-. El aprendizaje de los límites y la colaboración se da en el encuentro con la persona de al lado al comprender que no es ni más ni menos que yo, independientemente del año en el que haya nacido.

De todas formas, a diario hay espacios y momentos propios por grupos de edad para algunas actividades conforme a nuestro horario, lo cual también es natural.

Por si no lo sabías, sólo en la provincia de Valladolid hay 12 escuelas unitarias públicas de educación primaria y otras 9 escuelas que juntan además niños y niñas de infantil y primaria, así que es una realidad normalizada en muchos pueblos de nuestra región.

3- ¿Qué pasa si mi hijo tiene necesidades educativas especiales?

Recibe la misma atención personalizada, tenga las necesidades educativas que tenga.

Todos los alumnos tienen necesidades educativas diferentes y en nuestro proyecto ninguno está señalado. Por las características pedagógicas de esta enseñanza, todos aprenden a su ritmo. Algunos necesitan más tiempo que otros.

Lo importante es que, gracias al un seguimiento individualizado, todos los alumnos reciben el mismo grado de atención independientemente de sus características.

Si detectamos una especial dificultad de aprendizaje que pueda implicar una necesidad educativa especial, lo comunicamos a la familia. En caso de necesitar un diagnóstico psicopedagógico, este puede ser realizado por nuestra psicóloga educativa, siempre que la familia lo autorice, o por personal externo de confianza. Dicho estudio supone un coste adicional.

4- ¿Qué pasa si algún alumno tiene un accidente o se enferma?

Se sigue el protocolo establecido.

  • Si es algo leve, se llama a los padres para que decidan qué hacer.
  • Si fuera grave, se llamaría a los servicios de emergencia y a continuación, a los padres.

5- ¿Se adaptan bien al pasar a secundaria?

En pocos meses están adaptados.

Esta es una cuestión que preocupa a muchas familias, y parece lógico. Sin embargo, no hay que llevarse a engaño: para muchos niños les resulta más costoso pasar a una educación autodirigida que al revés.

El paso posterior a una educación directiva no resulta problemática porque, en realidad, los alumnos de nuestra escuela tienen las competencias necesarias para afrontar ese paso. En Savia nos centramos en generar personas muy asertivas, reflexivas, críticas, responsables de su propio aprendizaje y respetuosas, con criterio, con motivación por su desarrollo personal así como una mayor capacidad y entrenamiento para comunicarse con los adultos de forma respetuosa y honesta.

Eso no quiere decir que no les suponga un esfuerzo, lo cuál no consideramos que sea negativo, ni tampoco pretendemos evitarlo. Por lo general es un cambio para el que están bastante mentalizados y conscientes y tienen herramientas suficientes para sobrellevarlo con un alto grado de motivación y compromiso, por su capacidad de comunicación con el adulto, de pedir ayuda, de autonomía personal y de razonamiento. Si existe algún desfase curricular en alguna materia, es subsanado durante el primer curso y a partir de entonces disfrutan de todos los beneficios de haber asistido a una educación inicial que les ha ayudado a desarrollar todo su potencial como personas. Por otro lado, por la experiencia de proyectos educativos semejantes al nuestro y los primeros alumnos que han salido ya de Savia, constatamos que, tras un periodo de adaptación de varios meses, su rendimiento es adecuado y no supone académicamente un perjuicio significativo.

Por nuestra parte, durante los últimos meses en el centro, estamos especialmente pendientes de los alumnos que van a pasar a la Educación Secundaria. En este periodo nos aseguramos de que comprendan el funcionamiento de la escuela tradicional estandarizada.

En todo caso informamos a las familias sobre qué centros desarrollan proyectos educativos más coherentes con el nuestro y estamos apoyando el surgimiento de alternativas educativas en Valladolid para la Educación Secundaria Obligatoria.

6- ¿Estarán suficientemente preparados?

Por supuesto.

Para responder esta pregunta tan importante es esencial comprender el significado de la palabra «preparados».

Memorizar es una tarea que hacemos cotidianamente en muchas dimensiones de la vida. Al formarse en una escuela en la que se desarrollan competencias (capacidades), los alumnos salen suficientemente preparados para cualquier tipo de actividad, no sólo para hacer actividades en un cuaderno y responder exámenes. Nos referimos a tareas como coordinar grupos de trabajo, buscar información, sintetizar las ideas principales, relacionarlas con aspectos conocidos de la propia vida, utilizar la creatividad para comprender y explicar conceptos más complejos, etc.

Todos conocemos que existen profesionales en muchos sectores que aprobaron exámenes en la universidad y obtuvieron sus títulos, aunque luego su práctica profesional a veces no está suficientemente a la altura. La conclusión es sencilla e indiscutible: es más fácil aprobar un examen memorístico que ser una persona competente y un buen profesional.

Sin duda, el proceso formativo autodirigido supervisado se adecúa a las características individuales de cada persona, a su capacidad de comprensión en cada momento del proceso, no tanto por el número de conceptos adquiridos, sino por el grado de comprensión real de éstos. El aprendizaje comprensivo es más amplio y profundo que el aprendizaje mecánico, por lo que los alumnos que terminan la educación primaria en nuestra escuela tienen adquiridas competencias y un desarrollo personal integral adecuado a su edad e individualidad.

LAS FAMILIAS

7- ¿Cómo pueden los padres participar?

La participación de los padres se concreta de las siguientes formas:

  • Todos los padres forman parte del equipo docente de la escuela, junto con los maestros. Por eso tenemos una reunión mensual (dos horas al mes) a la que asisten todos los padres. Esta reunión, que llamamos «Taller de familias» es un elemento de formación y aprendizaje fundamental en nuestra escuela y se requiere el compromiso de asistencia salvo fuerza mayor. Para lograr la motivación intrínseca del alumnado, que aprendan a confiar en sus recursos y a hacerse responsables, necesitamos trabajar en equipo de forma constante.
  • Como expertos externos en los proyectos que se desarrollan.
  • Asistiendo a las reuniones con el tutor o solicitándolas en cualquier momento del año.
  • Apoyando aquellas actividades de los niños que implican una continuidad en los aprendizajes escolares.
  • Buscando el asesoramiento de los maestros sobre la forma más eficiente de apoyar a sus hijos en el aprendizaje.

8- ¿Qué formas hay para comunicarse con la escuela?

De forma presencial, online y telefónica.

De forma presencial

  • A través de reunión individual con el maestro, previa cita.
  • A través de los talleres de familia.
  • Al entrar o salir de la escuela, para asuntos muy urgentes.

De forma online

  • Vía mensajería instantánea: las familias reciben información en su teléfono sobre el calendario de actividades y proyectos de la escuela, así como materiales complementarios que puedan ser de interés, trabajos realizados por los alumnos, etc.
  • Por e-mail: a cada maestro se le puede escribir a su dirección personal para tratar cualquier asunto no urgente.

Por teléfono.

  • Mediante llamada directa a los maestros en el horario de atención definido.

9- ¿Pueden entrar los padres a la escuela?

Sí, previa comunicación.

La escuela es un espacio abierto de aprendizaje y convivencia. Es nuestro hogar de aprendizaje. Pueden participar como asesor/experto en aquello que quieran aportar a los niños dentro de los proyectos desarrollamos.

Todo esto teniendo en cuenta algo muy importante: los padres entran a la escuela como un adulto a disposición de todos los niños, no principalmente de su hijo o hija.

Dicho acceso requiere de previa comunicación para que la presencia de los padres no interfiera con el desarrollo sano de la autonomía, puesto que no sería apropiado que los padres estuvieran habitualmente supervisando la actividad de sus hijos.

10- ¿Se admiten visitas externas?

Por lo general no.

Por respeto al alumnado, como norma general las visitas de adultos para conocer el proyecto en horario escolar no son admitidas excepto cuando hay un acuerdo para colaboración en algún proyecto, previo diálogo con la dirección.

Un día cada trimestre se hace una excepción a está norma, para dar a conocer el proyecto a otras familias interesadas que lo solicitan.