1. ¿Qué valores educativos inspiran esta escuela?

Nuestro proyecto tiene una clara inspiración en el modelo educativo de Finlandia.

Hace unos años, un grupo de profesores creamos una plataforma de intercambio de ideas e información. Nos llamamos “No te vayas a Finlandia”. Del intercambio realizado en esa red nació este proyecto.

Estamos convencidos de que en Finlandia tienen una forma de educar que es eficaz (consiguen buenos resultados) y sobre todo muy eficiente (con el esfuerzo necesario), sin minar la autoestima del alumnado.

Algunos países obtienen resultados cercanos en el informe PISA, pero a costa de cientos de horas duro estudio adicional. No parece que sea un sistema muy eficiente. De todas formas estamos convencidos de que se ha dado excesivo valor al informe PISA y el rendimiento en pruebas estandarizadas internacionales, que miden aspectos con un punto de vista economicista pero no tienen en cuenta el desarrollo equilibrado y sano de las personas.

La estandarización de la educación hace que la atención a la diversidad sea una expresión vacía en la realidad de las escuelas.
Creemos en la individualización del aprendizaje para que cada persona se descubra a sí misma y encuentre a qué va a dedicar su existencia. Nosotros lo tenemos muy claro: lo más importante es el bienestar de niños y niñas, y el respeto a las necesidades de aprendizaje de cada uno.

2. ¿Cómo es el proyecto educativo de Savia?

Coincidimos esencialmente con los objetivos de las leyes educativas vigentes.

Para llevarlos a cabo desarrollamos un programa flexible, que permita realmente alcanzar el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales, con las siguiente bases:

  • La educación respetuosa: un ambiente óptimo para el desarrollo de los niños respeta sus necesidades y sus procesos emocionales. Con ese objetivo potenciamos la conciencia de los propios sentimientos, la sana expresión de éstos y la resolución de conflictos para que la persona asuma la responsabilidad de hacer lo que necesita y sus consecuencias.
  • El aprendizaje autodirigido: la organización de nuestro proyecto está orientada a apoyar el aprendizaje autónomamente dirigido, a través del interés de cada persona. El alumnado toma decisiones relevantes respecto a sus aprendizajes y dispone del tiempo que necesite para involucrarse en ellos. Así desarrolla su capacidad de autoorientación y autoapoyo, que le permitirá elegir en cada momento de aquello que considere óptimo en todos los ámbitos de su vida.
  • El aprendizaje basado en proyectos: al estructurar el aprendizaje en torno a centros de interés del alumnado se potencia el carácter global e integrador que la ley atribuye a las áreas en el Art. 18 de la LOE, y se potencia la interrelación de los aprendizajes de todas las áreas.
  • El aprendizaje colaborativo: sólo es posible potenciar el respeto a la convivencia mediante una organización escolar colaborativa, en la que hay interacción real entre el alumnado durante buena parte de la jornada.
  • Los contenidos se estudian esencialmente en su contexto de uso real, de forma que sirven para la vida (son competenciales). Los aprendizajes conceptuales surgen como necesidad para avanzar en la resolución de situaciones o proyectos propuestos.
  • La secuenciación de los temas de los proyectos que se realizan es cíclica, repitiéndose cada dos años. Esto favorece el aprendizaje comprensivo, autónomo y la profundización en procesos de ensayo-error.
  • La evaluación es realizada de forma compartida entre los propios alumnos (autoevaluación), el grupo de compañeros y el profesor. Esta es fundamentalmente cualitativa (descriptiva, no numérica) y orientada a la mejora por el propio alumnado.
  • Los agrupamientos: la distribución del alumnado en aulas multinivel implica una apuesta expresa por la atención a la diversidad. De esta forma se evita la estandarización del alumnado y la atención a la diversidad se convierte en atención individualizada. Además se da máxima importancia al aprendizaje normalizado en un contexto de personas diferentes que se apoyan mutuamente, y aportando sus diferentes capacidades. De esta forma se evita que la autoestima del alumno se construya en base a la comparación con sus compañeros de nivel.
  • Una metodología diversificada: organizamos la jornada en varios momentos de actividad individual y grupal, a través del aprendizaje por proyectos y centros de interés, de forma que los libros de texto son material complementario y no hay necesidad de imponer deberes o exámenes, salvo cuando el alumnado lo pide.

3. ¿Qué es el aprendizaje autodirigido?

Es el aprendizaje que se da en una escuela que ofrece espacios, tiempos y materiales para que cada alumno investigue y explore en función de sus necesidades de aprendizaje en cada momento.

En nuestra escuela los docentes no necesitamos dirigir toda la acción de aprendizaje de nuestros alumnos. Les ayudamos a que descubran a qué les hace falta prestar atención para desenvolverse en la vida. En Savia el docente es un facilitador y un acompañando. Hace propuestas y toman forma en interacción con las propuestas e ideas del alumnado, siempre con el objetivo de aprender el máximo posible. 

Esta enseñanza da oxígeno a la motivación por el aprendizaje y hace capaces a las personas para la toma de decisiones, la creatividad y el aprendizaje autónomo. Por esto los alumnos, que ven potenciada su individualidad, apuntan al éxito ya durante la educación primaria. En nuestro enfoque tenemos muy presente que el desarrollo de la capacidad del alumnado para regular su propio aprendizaje es uno de los fines principales del sistema educativo.

Para llevarlo a cabo, en Savia ofrecemos espacios, tiempos y materiales para que cada alumno investigue y explore en función de sus necesidades de aprendizaje en cada momento. Además de esto, el maestro proponemos talleres, actividades o proyectos, pero estas propuestas no son imposiciones, sino que se dialogan en asamblea y el alumnado tiene un papel decisivo en sus aprendizajes.

4. ¿Qué entendemos por éxito escolar?

Que los estudiantes descubran cuáles son sus pasiones y sus talentos, desarrollando los recursos para llevarlo a cabo.

Aunque un tercio del alumnado no acaba sus estudios de educación secundaria en España, creemos que el éxito escolar no tiene que ver esencialmente con la titulación de los estudiantes.

Estamos convencidos de que el verdadero fracaso escolar tiene un enfoque existencial: consiste en no saber qué hacer con la propia vida si alguien externo no la dirige. Trabajamos para lograr que nuestros estudiantes se involucren activamente en su propia trayectoria personal y desarrollen su iniciativa, proactividad, auto-orientación e interés.

Por eso Savia tiene una misión existencial ante los alumnos: potenciar la competencia para dirigir su propias vidas en el mundo actual, descubriendo sus pasiones y objetivos, y apoyar el desarrollo de recursos para lograrlo. Sin duda la misión más importante de la educación es ayudar a descubrir ese elemento en el que se mueven como pez en el agua, y ese es el objetivo de nuestra escuela.

5. ¿Qué pasa si un alumno no quiere participar en una actividad?

Le permitimos que se involucre en aquello que necesita.

Le respetamos, nos interesamos por el alumno, para saber si está bien, cómo se siente y qué necesita. Si su necesidad es compatible con la actividad, la flexibilizamos para que participe. En otro caso, respetamos que no esté en ese momento interesado. La condición siempre es que esté involucrado en una actividad de aprendizaje que sea importante para dicho alumno.

6. ¿Hay algún límite en el respeto a la necesidad del alumnado?

La irrenunciable integridad de todos los que compartimos la escuela, incluido el propio estudiante y el propio objetivo educativo de la escuela: a Savia vamos a aprender.

Esa es la línea que marca la diferencia entre libertad y libertinaje. Se da naturalmente debido a las diferentes necesidades de las personas que compartimos la escuela.

Se trata de hacer compatible la máxima de toda comunidad respetuosa: “yo estoy bien, tú estás bien”.

7. ¿Están juntos todos los niños y niñas?

Para atender a los distintas edades tenemos dos grupos que tienen, a lo largo de la mañana, momentos propios en función de su edad.

Grupo de Educación Infantil: inspirados por la educación en Finlandia, que no escolariza a los niños menores de 7 años, ofrecemos a los niños más pequeños una atención esencialmente enfocada a la realización de actividades lúdicas, favorecedoras del desarrollo mental, psicomotor, afectivo y sensorial.

Grupo de Educación Primaria: para los niños más mayores a cuyo desarrollo integral apoyamos a través de proyectos colaborativos esencialmente activos, talleres y multitud de materiales de estudio de contenidos académicos.

En distintos momentos ambos grupos comparten espacios e incluso actividades comunes, lo que les ayuda a potenciar su capacidad comunicativa, su vocabulario, etc.

8. ¿Se potencia la fantasía y la visión mágica de la realidad?

En función de los valores y la cultura de cada familia, cada niño viene con unas características diferentes a este respecto. En coherencia con nuestra comprensión constructivista del aprendizaje, no pretendemos alimentar ni desmentir las fantasías de los niños, sino darles la oportunidad de que las cuestionen conforme a su evolución, a través de propia la experiencia que van teniendo de la realidad. De esa forma desarrollan la capacidad de aprender autónomamente.

Para que aprendan a guiarse en la vida, necesitan personas confiables a su lado. Por eso tenemos el principio de no mentir a los niños en aquello que nos preguntan. Eso no significa que nos empeñemos en desmentir sus visiones mágicas del mundo, pero sí en proporcionarles experiencias reales con las que descubrir el mundo a través de sus propios ojos, no a través de los ojos de los adultos.