Este niño no habla… ¿qué le pasa?

image
Hoy mismo estuve en clase de música con un grupo al imparto una hora semanal. La actividad consistía en ejecutar una canción en grupo. Uno de los grupos, muy numeroso, empezó a cantar. Me acerqué uno por uno para escuchar su entonación. A los alumnos que iba escuchando les decía que se sentarán, e iban quedando delante de sus compañeros sólo aquellos que cantaban en susurro. Cuando el tono bajaba demasiado, volvían a empezar la canción los que iban quedando.

Es muy común en los cantos en grupo que algunos alumnos se escuden en otros para no exponerse a la crítíca del grupo. Le llaman vergüenza, pero en realidad es temor al “qué dirán”.

Finalmente quedó un solo alumno. Y le dije:
-¿Cómo te sientes cantando solo?
Silencio sepulcral. Los compañeros a la expectativa tampoco abrían la boca. Se respiraba en el ambiente que era una situación muy nueva. Yo juraría que nadie le había expuesto a hablar en público así.
Yo esperé, como hago siempre. Tengo una paciencia infinita cuando se trata de no dejarse manipular por el silencio utilizado para evitar la responsabilidad. Pasaron cinco minutos de silencio y espera. Al fin les pregunte a sus compañeros:
-¿Esto pasa habitualmente con este chico?
A lo que todos me respondieron con una sonrisa cómplice:
-Sí.
-¿Y qué hacen los demás profesores?
-Se aburren y siguen la clase.
Y sentencia otro:
-Tú eres el único que esperas hasta que respondemos.
A lo que yo aclaré…
-Sí, y no tengo inconveniente en tomarme todo el día en la respuesta. ¿Cómo te sientes cantando sólo?

Pasado un tiempo largo el chico acabó contestando por romper el silencio que ponía todas las miradas en él, trabajamos con el sentimiento y luego cantó en solitario ante la atónita mirada de sus compañeros. Al acabar le pregunté:
-¿Cómo te sientes ahora habiendo sido capaz?
Y con una sonrisa me contestó:
-Muy bien.
-¿Y de qué te das cuenta?
-De que no me critican.
-Chicos… ¿alguien quiere preguntarle o decirle algo?
A continuación empezaron a hacerle preguntas sobre su vida personal: su música favorita, sus hermanos, dónde vive… es asombroso pero, después de siete años con sus compañeros era un perfecto desconocido para todos ellos. Toda su vida usando el mutismo para evitar exponerse ante los demás. ¡Hasta hoy!

Fue maravilloso ver su sonrisa mientras respondía a las preguntas de sus compañeros. Estaba siendo el centro de atención, justo lo que llevaba toda su vida evitando… ¡y era feliz!

2 respuestas a Este niño no habla… ¿qué le pasa?

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088