La crucial etapa de Educación Infantil

Hoy me pregunto cómo sería la vida de mis alumnos de 5 años si no hubieran pasado 3 años en una escuela en la que hacían fichas, recibían castigos por no obedecer y tenían toda su jornada matinal organizada. Cómo sería si el mejor momento del día en aquella escuela no hubiera sido el recreo, como me decía hace meses tarde una persona de primero de primaria. Cómo sería su motricidad para escribir si no hubieran cogido prematuramente un lápiz, presionados por el ansia adulto de saltarse etapas imprescindibles para la maduración cognitiva, tal como describió Piaget y estudiamos todos los maestros en la universidad, si no les hubieran torturado con la letra ligada día a día con trazos que en su mayoría nunca usarán de adultos.
Efectivamente los niños de 3, 4 o 5 años lo aceptan todo. Aceptan que les enseñen una canción que dice “en el cole no se llora”, aunque eso les suponga durante años una contención emocional innecesaria. Aceptan que les traten como niños pequeños, que les comparen y les pongan en fila, que les premien si obedecen y les castiguen si no se someten al profesor. Aceptan no aprender a pedir porque no hay hueco para sus necesidades cuando su misión en la escuela es hacer todo el tiempo lo que les dicen los adultos.

Me preocupa mucho esto, porque hasta los 5 o 6 años de edad en muchas personas no se empieza a visualizar los graves daños de una educación directiva desde la más tierna infancia. Parece que todo va bien. Se convierten en la escuela, en el “mejor” de los casos, en niños callados, sumisos, sin iniciativa, quizá con buenos resultados académicos, pero completamente apagados. Para esas alturas bastante daño ya está hecho.

Hace un año le pregunté a uno de mis alumnos de infantil de 4 años en Savia: “¿qué es lo que más te gusta de este cole?”. Él me respondió: “que no tengo que hacer fichas todos los días, y puedo jugar en el arenero todo lo que necesito”.

Este niño a su tierna edad se reune en asamblea durante media hora con niños de distintas edades (algunos le triplican en edad), habiendo sido este curso ya en dos ocasiones el moderador. Por eso a día de hoy sabe dar turnos de palabra, participa con voz y voto siguiendo el orden del día que hemos acordado y ha aprendido a hacer callar a algún compañero que habla fuera de lugar.

Los niños de estas edades en Savia son autónomos para ir al baño, incluso para cambiarse cuando se hacen pis. Piden ayuda, friegan y barren los baños, crean historias de forma oral de enorme complejidad mediante juegos de rol, aprenden a comprometerse libremente con sus compañeros, les piden ayuda y saben lo que es una compensación cuando alguien no cumple su compromiso. Comprenden que decir “lo siento” puede no ser suficiente y que “ha sido sin querer” no sirve para evitar las consecuencias cuando han provocado un daño: en esos casos saben que también es necesario hacerse responsables.

Las personas más jóvenes de Savia han aprendido a quitarse la etiqueta de “pequeños” que usan para compararse, minusvalorarse y en ocasiones como excusa. Sus padres también. También han aprendido el significado de “necesito”, y lo diferencian de “me apetece”.

Me pregunto de qué serán capaces estas personas dentro de unos años. Pero por suerte, eso lo veremos. Menos suerte tienen los que tengan que cumplir 7 u 8 años para que sus padres se den cuenta de que el sistema actual es “escolar”, pero no “educativo”.

Padre, madre, no esperes a que haya que desandar el camino, a que haya que reparar el daño. No confundas titulación con preparación, ni conocimientos con capacidades.

Una persona capaz, con iniciativa, acostumbrada a tomar decisiones a responder preguntas complejas y asumir sus consecuencias, a relacionarse con personas muy diferentes en edad y capacidad, respetuosa y segura de sí misma nunca estará en desventaja ni impedida para afrontar cualquier situación.

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088