La frustración como camino para la felicidad

Me gustaría hablar hoy de la frustración.

frustracion-660x350

Frustración es eso que nos ocurre cuando quiero que mi madre no se meta en mi vida, pero vuelve a llamarme una vez más para decirme que quiere venir a casa a ver a los niños.

Frustración es eso que siento cuando estoy esperando a que me digan gracias por todas las cosas que hago por otros… pero no lo hacen ¡parece que no se dan cuenta de todo mi esfuerzo!

Frustración es lo que me pasa cuando quiero ir tranquilamente de compras, y mi niño se pone a montar un numerito porque quiere que le compre chocolate.

Frustración es lo que percibo en mi cuerpo cuando lo intento una y otra vez, pero no consigo que coma un poco más rápido, que coma de todo, que se vista a tiempo para ir al colegio, que lleve las tareas preparadas o que me obedezca en cosas lógicas.

Frustración es lo que me recorre cuando mi marido me lleva la contraria delante de nuestros hijos, aunque se lo he dicho cien veces.

Frustración es lo que siento cuando no consigo que sean todo lo responsables que debieran ser, y por más que hago un día y otro día, no avanzo, y parece que hacen las cosas por llevar la contraria.

La frustración me viene cuando mis hijos no quieren dar un beso a los familiares y no sé cómo hacer para que se comporte con una amabilidad y no se tomen confianzas… que a veces me hacen hasta avergonzar.

Frustración es lo que pasa cuando yo veo que lo hago todo por ellos, pero no veo que ellos muestren un mínimo interés en colaborar.

Frustración es lo que siento cuando veo que acabo haciendo aquello que dije que nunca haría como padre o madre, pero no se me ocurre otra solución.

Frustración es cuando me doy cuenta de que al final estamos todo el tiempo discutiendo, con malas palabras o malos modos, y no nos reímos. Y sólo parece que están contentos cuando se salen con la suya.

Frustración es cuando digo ante mi gente que ser madre es maravilloso, y que es lo más importante de mi vida, pero luego cuando llego a mi casa a veces pienso que estoy harta de todo y que estaría mejor sola.

Frustración es cuando veo que los profesores no entienden el esfuerzo que hago, o cuando veo que no tratan bien a mi hijo, pero me tengo que callar.

Ante todos estos momentos y muchos más de frustración ¿qué puedes hacer? ¿Cómo alcanzar una forma de vivir y educar en la que la frustración sea algo del pasado?

A menudo creemos que cuando sepamos cómo es el mundo podremos relacionarnos mejor y prever los problemas, anticipándolos y evitándolos. Sin embargo la única forma de salir de los conflictos cotidianos en los que estás metido o metida es saber cómo eres tú, cómo funcionas. En realidad sólo hay un camino: el autoconocimiento.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088