La magia vuelve a clase

varita mágica

Esta mañana regresó la magia a clase. Estábamos en la biblioteca y Carlos me dice:

-Vero ha cogido el mismo libro de los Playmobil que yo quería leer.

-Pues echároslo a suerte -les dije yo.

En ese momento, Vero, que ya tenía el libro abierto encima de la mesa, aceptó la propuesta, aunque no de muy buena gana. Tanto es así, que jugaron a “piedra, papel o tijera” y Vero perdió. Carlos había conseguido el libro que deseaba.

No le quedaba a Vero otro remedio que buscar otro libro. Y cuando lo encuentra, justamente hay otra compañera de clase que lo quiere. La escena se repite. Y Vero vuelve a perder.

Entre el “bulle bulle” de los alumnos escucho una voz…

-Lo que pasa es que Carlos quiso el libro de los Playmobil después de que Verónica llevaba un rato leyéndolo.

Entonces se me encendió la bombilla y le pregunté a Carlos:

-¿Qué habría pasado si hubieras perdido a “piedra papel o tijera” contra Vero? ¿Habrías cogido otro libro?
-No sé.
-Es que estoy pensando que si Vero ya estaba leyendo ese libro un poco antes, me parece injusto que, aunque lo hayas ganado a sorteo te lo lleves tú.

Entonces seguí diciendo.

-Pero tú haz lo que necesites. Si te sientes bien llevándote el libro de los Playmobil, llévatelo, está bien. Pero si realmente no te sientes bien, y sabes que podrías coger otro libro y dejárselo a Vero, que es quien lo tenía al principio, hazlo.

Y me retiré. Obviamente Vero se había quedado por dos veces sin libro. Había sabido ceder, quizá más de la cuenta, pero con deportividad. Así que me puse con ella para buscar otro de los muchos libros interesantes de la biblioteca.

-¿Qué te gusta? ¿Te gusta esta enciclopedia de animales?
-¡Sí! ¡Qué chulo!

En ese momento aparece Carlos al lado de Vero y le dice:

-Toma Vero, llévatelo tú.

Se me pone la piel de gallina. Cuando escuchamos nuestro sentimiento, que es el vehículo de nuestra necesidad, ocurre la magia.

Obviamente, me puse junto a Carlos a buscar otro libro para él. Era mi forma de premiarle.

Siento cada día que la magia de aprender a Vivir se da en estos pequeños instantes que pasan desapercibidos, y que ningún examen puede reflejar. Es en estas pequeñas palabras y gestos donde se forjan los grandes corazones. Es a través de la educación desde el amor y la confianza como se pone la vida de un niño en sus propias manos y se le impulsa a hacer lo mejor posible de ella.

Pero no acaba ahí. Se me saltan las lágrimas cuando, después del recreo se me acercan los dos críos sonriendo felices y me dicen:

-Hemos llegado a un acuerdo. En cuanto Vero termine de leer el libro de los Playmobil, me lo pasa, aunque no sea el día de la biblioteca.

Así que amo esta profesión y las personas con las que tengo la suerte de compartirla: los niños en quienes confío.

2 respuestas a La magia vuelve a clase

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088