Ley de Atracción para los incrédulos.

Cuando hablo de la probabilidad de un hecho estoy afirmando mi actitud ante éste. Cuando digo que es “improbable” estoy rechazándolo. Cuando digo “probable” estoy atrayéndolo.

Sin duda, las dos son igual de fantasía pero al afirmaron una me predispongo en alerta para percibir si llega; y con la otra, aunque lo tenga delante de las narices seguramente ni lo veré. Lo ilustraré con un ejemplo.

Pongamos que una noche que tengo un intenso dolor de cabeza pienso “es probable que la farmacia no tenga el turno de guardia esta noche”… Lógicamente no voy a bajar a comprobarlo.

Pongamos que en lugar de eso pienso “es probable que la farmacia esté abierta porque les toque turno de guardia”… Lógicamente, bajaré a por mi medicamento.

¿Cuándo hay más probabilidades de que consiga mi medicamento cuando lo necesito?
¿Cuando pienso que seguramente este abierta o cuando pienso que seguramente esté cerrada?

Si pienso que está cerrada no tengo ninguna posibilidad de conseguir el medicamento, porque doy más fuerza para mí a una fantasía que me aleja de mi objetivo que a la que me acerca a él.

¿Y cuántas veces no pedimos lo que necesitamos porque creemos que es probable que la otra persona no nos lo a querer dar? ¿No es una fantasía? La mayoría de las veces las personas tienen buena disposición para dar a los demás aquello que otras personas les piden. Y sin embargo muchas veces ni siquiera se lo llegan a pedir porque parece poco probable que lo vayan a recibir. ¡Malditas fantasías!

Por eso es muy importante pensar en positivo, porque nuestro cerebro y nuestra percepción se ajustan a recibir y aprovechar todas las oportunidades que nos acercan a nuestro objetivo.
Y si nos centramos en las fantasías pesimistas, nuestra percepción se enfoca en darnos la razón, la mente se atocina y deja pasar las oportunidades.

Si realmente creo que es algo probable, me relajo, no me tenso para tratar de conseguirlo. Pues ya sé que está en camino que ocurra, más tarde o más temprano. Así mantengo mi sistema en standby ante las posibles señales que me ofrezca la vida. Es la creatividad la que se encargará de convertirlo en una realidad.

(Esto lo digo para los que no creen en nuestra capacidad creadora, generadora y de atracción, porque yo, sí que creo, jajaja).

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088