Me siento rechazado

En la vida hay personas que están a nuestro lado y aceptan cómo somos. Otras muchas realmente no aceptan algunas partes de nosotros. La influencia que tiene este rechazo de los demás en mí va a depender mucho de cómo me encuentre en cada momento.

Efectivamente, cuando sé que lo que estoy haciendo, aunque me equivoque, nace de mi necesidad y es coherente con mi momento actual, el rechazo que pueda recibir de los demás no supondrá una molestia real. Quizá una cierta incomodidad que me exige readaptarme a esa situación y aprender.

Sin embargo, si yo mismo no estoy seguro de lo que hago y cuestiono cada paso que doy, preguntándome si estará “bien” o “mal” con toda probabilidad estoy buscando afuera el apoyo que no me doy yo mismo. En ese momento dejo de ser quien soy con mis necesidades (oportunas o inoportunas, pero reales al fin), y empiezo a creer que “debo ser” lo que prefiere todo mi entorno que sea.

Al decir esto no estoy planteando vivir en una burbuja, y que nos dé igual lo que ocurre a nuestro alrededor. De hecho, necesitamos tenerlo en cuenta para estar precavidos, y reaccionar en función de la situación en que nos encontremos. Se trata de tener el autoapoyo suficiente para darme el permiso de confiar en que lo que necesito hacer no es para dañar a nadie, sino para ser coherente conmigo mismo. Se trata de romper la burbuja que tenemos dentro de nosotros, pues frecuentemente estamos siempre afuera, sin profundizar en nuestro propio ser. El medio nos exige no vivir dentro de nuestra burbuja, y con ello a menudo nos obliga a vivir fuera de ella, expropiados de nuestra propia vida.

En resumen, todo el rechazo que creemos percibir afuera no es más que una proyección del propio rechazo que nos propinamos.

Sólo por hoy date la oportunidad de aceptar que lo que necesitas es lo que necesitas, que lo que piensas es lo que piensas y que lo que haces es lo que haces.

Tienes toda la vida para ir evolucionando. Pero sólo lo lograrás si partes del lugar donde realmente estás. Valora lo que has logrado hasta ahora, acepta lo que tienes y ama quien eres. Y si surge una vocecita interna cabrona que te dice que eso es malo, y que no te creas tan perfecto… ¡aplástala…! pues esa no es la voz de la conciencia.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088