Mensajes contrapuestos

Escucho un educador tocar el silbato con furia. A continuación grita “¡¡silencio, por favor!!”

Es imposible que un niño perciba amabilidad o respeto en las palabras por favor. Predomina el estruendo del pitido y el tono rabioso e impositivo del educador muy por encima del mensaje cortés del “por favor”. ¿Para qué hacerlo así entonces?

Oigo este mismo hecho a muchos padres con sus hijos “¡te he dicho que vengas, por favor!”. En esta frase el aspecto semántico contradice toda cortesía.

Sería mucho más honesto decir “cállate”, y sanseacabó. De esta forma los mensajes corteses quedan vacíos de contenido, y es lógico que los jóvenes no los usen, pues para ellos van asociados a imposición, gritos y autoridad. Su forma de manipulación es más directa que la de los adultos: “dame eso”. Y punto.

Llevado a un punto extremo una conversación a gritos podría sonar así: -¡Te he dicho que vengas, por favor!
-¡Pues no me da la gana, gracias!
-¡Eres un maldito desobediente, querido hijo!
-¡Yo también te quiero mucho, capullo!

Un abrazo, mis lectores.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088