Mi hijo no atiende: el mito de la inatención

problemas aprendizajeEn los primeros años que estuve como docente en contacto con niños a mi cargo se filtró en mi mente un famoso dicho: “mi hijo/alumno no atiende”. Esto afirmaban muchos adultos a mi alrededor, ante lo que yo no tenía explicación. Lo más grave del asunto es que con dicha afirmación se estaba afirmando que el hijo o alumno tenía algún tipo de tara mental, deficiencia… algo como que el menor en cuestión tenía una incapacidad orgánica para prestar atención.

A lo largo de los últimos años he estado investigando mucho sobre los elementos que generan la atención. Desde siempre me falló algo en esas palabras.

Recuerdo una alumna de 12 años, diagnosticada con Trastorno de Déficit de Atención. Los profesores estaban hartos de la situación que se generaba a menudo con las tareas: no se “acordaba” nunca de traerlas hechas al colegio, dejaba los exámenes en blanco. “Es que no se fija”, pero claro en realidad, afirmaban que no podía hacerlo por una enfermedad que estaba siendo tratada con pastillas. Cuando, después de unos meses tuve una entrevista con sus padres, ellos me confesaron que en realidad la niña leía libros de literatura infantil varias horas al día. De hecho, después me enteré que a mitad de curso ¡ya había leído todos los libros que había en su clase y el tutor le tenía que decir que leyera menos! Obviamente eso no era un déficit de atención.

Dándome cuenta de esa situación, elaboré una hipótesis… ¿y si el problema no es que los niños no prestan atención, sino que prestan atención a otra cosa de la que pretendemos los adultos?
Efectivamente, dicho y hecho. Sin obviar que puede haber casos en los que un daño orgánico impida mantener la atención, constato que lo que ocurre con estos alumnos es que no pueden vencer su curiosidad/necesidad/interés por prestar atención a otra cosa muy diferente de la que les plantean los docentes y los padres.

Recuerdo un niño que atendí hace más de 10 años en una escuela de Santander. Había estado hasta los 5 años metido en una casona, casi encerrado en un cuarto con unos abuelos, he incluso había sufrido maltrato. Ante tamaña infraestimulación sensorial, cualquier estímulo le atrapaba de la tarea que realizaba, atrayendo su atención.

También es oportuno comentar aquí que he tenido múltiples conversaciones con voluntarios que acuden a la cárcel de Dueñas. En esta prisión existe un módulo donde se encuentran las madres reclusas con hijos menores de 3 años. Estas madres tienen derecho a tener a sus hijos con ellas hasta dicha edad. Los voluntarios suelen sacar a los niños a la ciudad una vez a la semana. Estos mismos voluntarios me confiesan que son niños que viven 7 días a la semana en un entorno sin plantas, sin hombres, sin animales, etc… y por eso los días que salen a la calle se distraen hasta con una mosca. El ser vivo más pequeño les produce atracción. También me aseguran que son niños que tienen muchas dificultades escolares posteriores, pues en la escuela les ocurre parecido. Han quedado marcados por esa situación.

En resumen. Cuando veo que un alumno “no presta atención”, en lugar de decirle “¡no estás prestando atención, estás distraído!”, le suelo decir “¿a qué le estás prestando atención?”. Necesito saber qué es lo que atrae la atención de mis alumnos para exponerles los ejemplos y las enseñanzas por las que su atención se siente atraída.

Si sabemos escuchar, los niños nos lo enseñan todo. Seguramente no son niños con dificultades de aprendizaje, sino docentes con dificultades de enseñanza.

Un abrazo fuerte a todos.

4 respuestas a Mi hijo no atiende: el mito de la inatención

  • Teresa Cabarrush dice:

    Interesantísimo artículo, es una visión distinta por completo al resto de personas especializadas en el tema de la atención de los niños. Por supuesto que hay niños con problemas de deficit de atención, pero ¿ todos los niños son ahora hipertactivos ?, quizás Usted ha sabido enfocar el núcleo principal del problema, será que los niños se aburren, tal como es la enseñanza actual en Nuestro País.

    Si pusieramos esos niños que se distraen con otros docentes, que participaran más a nivel de niños, con más entusiasmo enseñando las mates, lengua, y todas las asignaturas, posiblemente no se distraerían tanto.

    Por ejemplo, si preguntáramos en España, ¿ cómo se estudia ?, ¿alguien alguna vez ha enseñando cómo estudiar?, como aprehender bien las materias, hasta ahora nadie ha enseñado Cómo Estudiar, sí todos los alumnos estudian según su propio método, pero en ese METODO NADIE HA PRESTADO ATENCIÓN. Sí desde pequeño te dicen las dos o tres reglas, lees, relees, esquematizas, resumenes, etc…

    Me ha gustado su visión del tema, Señor Gómez.

    Saludos.

    • admin dice:

      Respecto al método de estudio, interpreto que usted se refiere al método de memorización.
      En el ámbito académico se han confundido mucho estos dos términos.
      Estudio es el “esfuerzo que pone el entendimiento aplicándose a conocer algo”. Esto se hace a través de todas las actividades de acercamiento a cualquier materia.
      Los esquemas y resúmenes están orientados a los exámenes, pero el estudio está orientado al entendimiento. Un ejemplo: cuando usted lee artículos que le interesan sobre educación, después los pone en práctica y por último reflexiona si funcionaron… está estudiando.
      La memorización no tiene nada que ver con esto.
      Un cordial saludo.

  • Teresa Cabarrush dice:

    Muy interesante su artículo Señor Gòmez, una visión distinta de la gran mayoría de profesionales, respetando que en verdad exisiten niños con problemas de atención e hiperactividad, ahora todos los padres se preguntan ¿ será mi hijo hiperactivo?, porque el chico no atiende en clase, y muchas veces es lo que comenta usted.

    Los niños se aburren en clase, el sistema educativo español, no motiva, no emociona y por tanto los niños desatienden, hasta los universitarios se aburren en clase.

    Un problema existente en nuestro País, es que nadie nunca ha dicho Cómo se estudia, ¿ cual es el metodo para estudiar?, si desde pequeño te dan los consejos típicos, lees,relees, subrayas, resumenes, esquemas…¿pero alguien ha dicho verdaderamente Cómo se debe estudiar?…hasta ahora nunca lo he oido, la verdad.

    Los niños cuando se entusiasman con algo, si les presta atención, el tema esta ahi, en entusiasmar, emocionar y hacer que aparezca la creatividad.

    Excelente artículo. Saludos.

    • Muchas gracias por valorar, comentar y compartir. Los niños necesitan muchos adultos que entiendan estas cosas para que no les etiqueten o critiquen, sino que les acompañen.
      La mayoría de docente, padres y psicólogos piensa que hay niños que no atienden a los que “tienen que atender”. Sin embargo los niños, que responden de forma natural a su condición de seres vivos, no reaccionan en base a sus “obligaciones” como alumnos o hijos. Reaccionan en base a sus NECESIDADES BÁSICAS. Y prestan atención a aquello que responde en cada momento a aquéllas: acción, descanso, afecto, orina, comida, sed… son las que realmente gobiernan su vida. Esto es lo sano. Significa que su organismo funciona.
      Le invito a que se suscriba al boletín.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088