¡Papá, mamá, no me quitéis el móvil!

jovenes y moviles

Ayer me comentaba mi pareja en el coche que hay muchas personas que están volviéndose dependientes de la tecnología. Que el móvil y la conexión a internet es para muchos adolescentes y jóvenes una necesidad tan básica como comer. Después de un rato de interesante reflexión compartida llegamos a varias conclusiones.

La primera es que los jóvenes son tan “dependientes” de la tecnología del móvil para su forma de vida como los adultos lo somos de otras tecnologías con las que vivimos desde nuestro nacimiento. También yo soy “dependiente” del vehículo a motor para mi forma de vida. Si no existieran vehículos a motor no podría encontrarme con mi hermana todos los meses, pues vive a 250 km. de mi casa. Para ellos es lo mismo. Obviamente sin vehículos a motor yo necesitaría hacer una vida diferente, a otro ritmo, estableciendo otro tipo de relaciones en mi entorno, etc.

El móvil y la comunicación que se establece a través de él sostienen la forma de vida actual en nuestra cultura. Sin embargo es demasiado inocente pensar que antaño se establecían relaciones más profundas entre las personas, en un tiempo en que la gente igualmente se criticaba a la espalda, trataba igualmente de guardar las apariencias, igualmente invertía un montón de energía en presumir ante sus vecinos, y utilizaba el deporte de cotillear sobre las demás familias para no resolver los problemas de la suya propia, en la misma cantidad que actualmente.

La realidad es que los mecanismos que están funcionando en las personas con las tecnologías actuales son los mismos que los que funcionaban en otro tiempo, pero con otro instrumento. Por ello, tan estúpido es excluir la tecnología actual de nuestras vidas o de la escuela para evitar los vícios (que son herramientas de nuestra cultura actual), como creer que el hecho de incluirla va a mejorar nuestra vida o el sistema educativo.

Lo primero sería igual que pretender que sigamos cortando la comida con cuchillos de sílex, lo segundo sería creer que los cuchillos nos hacen elegir alimentos más saludables.

La educación consiste en promover la conciencia en las personas, nuestra capacidad de darnos cuenta de lo que necesitamos y de poner en marcha nuestros recursos para cubrirlas y compartir nuestros recursos en nuestra comunidad. Cualquier demonización de los instrumentos es una gran deflexión (poner la responsabilidad afuera), como si las cubas de vino fueran las culpables de que existan los borrachos.

Todo lo que no sea aumentar la conciencia de sí mismo de las personas se puede considerar una actividad instructiva pero jamás será una actividad educativa. Yo no he tomado opiáceos en mi vida, y no tiene que ver con el hecho de que la droga sea ilegal (he tenido muchas oportunidades) ni con el hecho de que me hayan dicho que es “malo” (pasada la adolescencia esas etiquetas tienen muy poco peso). La causa es que me di cuenta de que no lo necesitaba para evadirme, pues he tenido quien me ha enseñado a hacerme responsable de mi vida y resolverla.

Actualmente es necesaria una educación que apoye la capacidad de darse cuenta de las personas y las comunidades sobre sí mismos, para que puedan hacerse responsables y llevar un vida saludable. Es necesaria una educación en la que los adultos no les digan a los niños qué tienen que pensar y hacer, sino que les dé las herramientas para que descubran lo que necesitan, sea lo que sea. Una educación que promueva ciudadanos y no robots. Porque antiguamente no había tanta tecnología pero muchas personas vivían a golpe de ratón, obedeciendo las órdenes que les daban sus padres, abuelos, jefes, dictadores, amigos, sacerdotes… igualito que ahora. La tecnología nada ha empeorado. Ni mejorado.

Y si la tecnología está poniendo en evidencia una serie de mecanismos que siempre han existido, la pregunta más eficaz sería:
¿para qué utilizan los jóvenes actuales la tecnología de forma adictiva?
¿qué está pasando en su vida para que utilicen “los móviles” así?

Gracias a todos por leer este blog y difundir los artículos. Y muchas gracias a todos los que os animáis a poner comentarios.

3 respuestas a ¡Papá, mamá, no me quitéis el móvil!

  • Pilar dice:

    Me ha gustado mucho la reflexión, aunque solo añadiría que las tecnologías sí tienen una poderosa influencia sobre niños pequeños y no podemos delegar en ellos nuestra responsabilidad. Para el resto, darles lo que necesitan que nos corresponde (compañía, afecto, presencia, aire libre) y acompañarlos para que satisfagan sus necesidades además de ser modelo -queramos o no-. Un abrazo.

    • Miguel Angel dice:

      Una vez comprado…el acto de “quitar el móvil” es un castigo…
      La lástima es que la relación que se establece entre los hábiles manejadores de “teléfonos inteligentes” aisla vitalmente tus ojos, tus oídos y tu mente emocional del entorno vital. El entorno vital es vital (valga la redundancia) para entender al prójimo pues aprendes a distinguir estados de ánimo, respuestas emocionales internas, estados defensivos o por el contrario de empatía que son señales que manifiestan REALMENTE a la persona. Todos esos muchachos que estando en grupo les ves en cualquier plaza, calle, autobús, clase, y otros lugares públicos con las cabezas inclinadas hacia abajo, los ojos fijos los dedos engarfiados y contestando a los “tuits?” (¿así se llaman?) estando cada uno en su propio globo donde solo la palabra escrita les define….¿No es pobreza moral y anímica? ¿No es fantasía irrelevante? ¿No es encierro en la “nube”?
      Ah y mientras las compañias de telecos hinchando sus bolsillos con induciones al cambio de aparato cada poco, creando paraisos infomáticos e iluciones etéreas.
      En fin, no es renegar de la tecnología, sino de la estupidez…

  • Pingback: ¡¡Cuidado: nubes peligrosas!!

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088