Para qué he venido al mundo

image

Hablaba el viernes con una amiga que observaba a unos niños en el parque. Me decía:

-Fíjate, a ése se le ve que está abandonado, vaya mirada tan triste que tiene y no se sabe ni dónde están sus padres.
-Ay Carmen, es que vemos a los niños y pensamos en las películas, en la clásica familia feliz donde hacen cosas juntos y se van de vacaciones, el padre les cuenta cuentos todos los días en la cama y la madre les habla con comprensión y paciencia. Pero habría que ver de dónde han venido esos niños.

Es muy importante que nos demos cuenta del objetivo para el que fuimos cad uno concebidoss. No solo eso, sino que es esencial pensar antes de tener hijos ¿para qué quiero traer una persona al mundo?

Detrás de todas esas escenas de madrazas y padrazos mirando a sus hijos recién nacidos y con la baba cayéndoseles conozco muchísimas historias de criaturas que no han nacidono fruto del amor entre dos personas, sino del chantaje emocional, la venganza, la deuda moral, la obligación social, la frustración, la dependencia, el engaño, el miedo, la expectativa o incluso el aburrimiento.

Paso a compartir algunas historias reales, pero con los nombres cambiados.
-Luisa me confesó que tuvo a su hijo para que sus padres dejaran de presionarla porque querían ser abuelos.
-Carlos me dijo un día que él en realidad no estaba listo para la paternidad pero que todo el mundo le preguntaba que si no se iba a quedar embarazado nunca.
-Patricia estaba llevando una vida muy autodestructiva cuando conoció a Juan y en pago le dio a su pareja un hijo varón que era lo que él quería para sentirse realizado, pero en el fondo ella nunca lo deseó.
-Son muchos los hombres que han embarazado a sus mujeres bajo la amenaza de estas de abandonarles. En el fondo el proyecto vital de ellas no era con su marido, sino con su hijo. Podéis imaginaros la deficiente vida sexual que llevan. Ellos acaban accediendo por la gran dependencia que tienen respecto de su mujer, para que no les abandone.
-Carla me confesó en una terapia que había optado a la maternidad engañando a su marido con la píldora para asegurarse de que él nunca se separaría de ella. Ahora están divorciados y ella carga con una hija que en el fondo nunca quiso.
-Pedro tenía una vida de pareja muy pobre. Siempre discutía con su esposa y no tenían mucho en común pero como habían comprado una casa juntos… ¡no se iban a separar ahora! Para ver si ponían algo en común que les uniera decidieron tener el hijo a ver si se arreglaba la relación. Su hija ya tiene ocho años, ellos siguen discutiendo a diario y siguen sin separarse “para que su hija no sufra” mientras la niña convive en un entorno cotidiano de desamor y ddiscusiones.
-El marido de Celia gana bastante dinero y a ella no le gusta limpiar la casa por lo que tienen una asistenta. Desde que se casaron Celia no tiene ocupación y está pensando quedarse embarazada pues se aburre sola en casa.
-Marina sólo quería tener un hijo. Pero la primera que tuvo fue niña. Con esa frustración fueron a por la parejita. Ahora tiene dos niñas y está frustrada. Obviamente el nombre de su segunda hija es un nombre de niño feminizado. Se llama Luisa.

Sería muy interesante detallar cómo es la vida de estas familias y particularmente de los niños, que son los que en todo caso pagan las consecuencias del fracaso personal y de la inmadurez de los padres, pero nl es el objeto de este artículo.

Termino ya. Con todo lo dicho no quiero censurar o criticar a los padres que han actuado de esta forma. Cada uno vivimos con lo que sabemos en cada momento creyendo que es lo mejor y nadie tiene derecho a juzgarnos. Solamente deseo alertar de que éste es el auténtico origen de la vida de cada uno de esos niños que nos podemos encontrar en cualquier sitio. Y fruto de ese origen son las condiciones de vida familiares que tienen día a día.

Si leyendo esto te has sentido identificada o identificado con alguno de estos testimonios, no desesperes. Siendo consciente de ello puedes reconciliarte con la decision tomada y, asumiendo las consecuencias de dicha decisión, mirar a la vida con ilusión y energía renovada.

Si eres un profesor, nunca te olvides de que cada niño tiene un origen y ese origen explica mucho de casi todo lo que te encuentres. Sé comprensivo pues el adolescente no nació rebelde. Fue lo que hicieron con él lo que le convirtió en tal cosa.

Siendo conscientes de ello los adultos podemos re-andar emocionalmente el camino para reconocer el objetivo que tuvieron para nosotros nuestros padres y decidir por nosotros mismos cuál queremos que sea el sentido de nuestra vida.

Un abrazo muy fuerte a todos. Y andad por los parques con los ojos y la mente bien abiertos.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088