Preguntas, niños y confusión

Me encuentro en clase. Un niño se levanta y se dirige a la parte de atrás de la clase. Yo le pregunto “¿fulanito, adónde vas?”. Y fulanito se sienta.

Un rato después hay dos niños hablando en sus mesas y les pregunto: “¿de qué estáis hablando?”. Acto seguido, los dos niños se callan.

¡En qué perversión de la comunicación hemos convertido las preguntas! ¡Y los niños qué pronto lo aprenden!

Usamos las preguntas para pedir (¿puedes ayudarme?), para criticar (¿te parece bonito lo que has hecho?), para ordenar (¿quieres estarte quieto?), para insultar (¿conoces alguien con dos dedos de frente que haga lo que tu haces?), para interpelar (¿me puede explicar por qué ha tenido la cara dura de aprobar tal decreto sin el acuerdo de la oposición?), para afirmar poniendo la responsabilidad de lo que pienso en el otro (¿no te parece que ya ha sido suficiente?).

Y poquísimas veces las usamos para obtener información.

De esta forma la comunicación es confusa

Con este tipo de comunicación no es posible aprender a resolver conflictos. Un saludo.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088