¿Qué es la educación?

El viernes estuve hablando con unas alumnas de secundaria. Les conté que cuando venimos al mundo no traemos ninguna idea sobre cómo “tienen que ser” las cosas. Y desde el primer momento nos empiezan a colocar etiquetas y mandatos.

Unos somos niños y otras son niñas. Al que le toca niño le deben gustar los deportes, lo mejor es que no le guste la danza clásica ni vestirse con ropa rosa, y es malísimo que llore “sin motivo” por cualquier cosa como si fuera una niña. Por supuesto, si se le escapa la mano es indicativo de que no es un cobarde con otros niños.

Al que le ha tocado niña, debe aficionarse a jugar a las mamás con muñecas, divertirse jugando a cocinitas y dar pena para que le resuelvan los problemas que tenga. En todo caso tiene completamente prohibido gritar enérgicamente para evitar un abuso. Es más adecuado para ellas ir a los papás a pedir auxilio.

Inmediatamente a la vez que nos colocan el cartel niño o niña nos ponen el de hijo/a… y un hijo debe obedecer todo lo que le digan sus padres siempre. Nos dicen que tenemos que ser buenos y ordenados. Además un hijo además no se puede meter en cosas de mayores, ni hacer preguntas inoportunas a los desconocidos. Un hijo además por supuesto siempre debe decir la verdad (aunque se dé cuenta de que ellos no lo hacen siempre). Esta regla solo se la puede saltar cuando sus padres le piden que mienta (claro, porque es más importante obedecer que decir la verdad). Por último y como regla básica, debe comerse todo lo que le pongan en el plato.

Luego llega el colegio. Y nos ha tocado la etiqueta de alumno. Un alumno tiene que obedecer al profesor (que es la prolongación del padre), hacer los deberes, estar sentado siempre en la silla, acordarse de todo lo que le dice el profesor y estar atento en cualquier momento a lo que éste diga. Debe estar callado si es posible todo el tiempo excepto los treinta minutos que dura el recreo. Y algo muy importante: debe estudiar cualquier cosa que le vayan a preguntar en un examen, sea interesante o no.

De repente me interrumpió una niña a quien llamaremos Eusebia y que tiene 14 años. Me espetó la siguiente frase: “sí, los mayores le llaman a eso educación“.

¿Qué más puedo decir? ¿Es una tontería lo que me dijo Eusebia? ¿Son los niños y adolescentes de hoy muy avispados, o es que los adultos de nuestra sociedad están ciegos? Siento una felicidad profunda al recordar esa frase. Para mí lleva implícita la esperanza de que la sociedad de mañana será más madura y responsable que la de hoy. Un abrazo a todos mis queridos blogueros, una comunidad que sigue creciendo. Gracias por participar.

Francisco.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088