Qué significa “lavar el cerebro”

Cuando hablo en mi blog de lavado de cerebro me refiero a la conciencia moral de los niños. Varias intervenciones y dudas han formado algo de alboroto, ante algo que no es políticamente correcto. Quiero aclarar lo que pretendo decir, sabiendo que puede levantar aún más espinas.

Lavar el cerebro es una expresión aplicada al ámbito de lo moral, es decir, a cómo calificamos de “bueno” o “malo” a una persona, una conducta, una institución…

El hecho de ser padre o madre de un niño… ¿significa que tengo derecho a decirle que si no me hace caso es malo, que es culpable de mi sufrimiento, que como tal juego es de chicas es malo que él juegue o que es malos si me desobedece? [Creo que Platón hizo mucho bien y también mucho daño]

¿Cuál es la diferencia formal entre esos mensajes -muy habituales por cierto- y los más comunes dentro del mundo de las sectas: “el único camino bueno es el de nuestro dios”, “debes obedecer a lo que dice nuestro líder, inspirado en el libro sagrado”, “las mujeres deben ir con todo el cuerpo tapado, o pecan” o “todo el sufrimiento del mundo es por tus pecados”?

La libertad de conciencia moral es un derecho reconocido para toda persona, como reconoce la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero no se les respeta a los niños, pues, supuestamente, éstos no tienen conciencia y “se la tenemos” que ir formando. Deben aprender qué es bueno y qué es malo, decimos.

Sin embargo son precisamente estos seres los más desvalidos, pues asumen como real todo aquello que les dicen las personas a las que quieren y necesitan. Ese adoctrinamiento moral que todos hemos vivido de distintas formas en nuestra infancia es una forma de agresión (aceptada e integrada como normal, claro), y bajo esa formación de la conciencia se esconde frecuentemente una forma de lavado de cerebro.

No estoy particularmente a favor ni en contra de asignaturas como Educación para la Ciudadanía. En la práctica, es un cambio de nombre. (Se quita una parte de los contenidos de Conocimiento del Medio y una hora de dicha asignatura para tratar prácticamente los mismos asuntos en una asignatura aparte)

Creo que el cambio debe ser mucho más profundo en el sistema educativo. Pero cuando los padres hablan de la libertad de educación… tengo mis dudas. No son propietarios de la conciencia moral de sus hijos, les guste o no. Y por eso no tienen derecho a manipularla a su antojo. Tampoco el estado tiene derecho a inculcarles esa moralidad. Lo que sí tiene el estado es la obligación de proteger a los menores del adoctrinamiento moral de sus padres.

¿De dónde nace la moral entonces? ¿Quiero decir que no es razonable que en nuestra sociedad haya una moral compartida, unos valores humanos mínimos…? No soy tan necio para afirmar eso.

Lo que digo es que la formación de la conciencia moral no es real cuando viene como una aceptación de los mensajes paternos o escolares. Será la propia experiencia personal, en su contacto con los demás donde encontrarán los límites a sus actos. Será en su formación emocional, en su capacidad de empatizar con las demás personas, en su habilidad para comunicarse adecuadamente desde sí, en su competencia para pedir lo que necesita y para aceptar la negativa de los demás, en su conciencia personal, en su sentido de comunidad y de cooperación para lograr una mayor eficacia en cualquier tarea.

Concretando. La consecuencia de esto es que, en lugar de decirle a mi hijo “es mejor cooperar y compartir”, lo justo es ponerle a que experimente la diferencia entre el trabajo individualista y el cooperativo. En lugar de decirle a mi hijo que si no recoge su plato sucio de la mesa es malo, le pongo el mismo plato sucio a la cena, y así experimenta el respeto y la responsabilidad de sus actos. En lugar de decirle al niño que venga a comer cincuenta veces, y si no viene le digo que es un desobediente, prefiero llamarle con cariño dos veces, y si no viene, no le sirvo la comida después. En lugar de decirle que debe jugar a juegos de chicos, le pido por favor que juegue con chicos para yo poder presumir de que mi hijo es un macho ibérico, jajaja…

Un abrazo a todos.

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088