Situaciones emocionales y fármacos “neutralizadores”

En octubre pusieron un interesante documental en Documentos TV en La 2 de TVE sobre los medicamentos en la infancia: "el niño medicado"

Lo podéis descargar entero aquí

Me parece inadmisible la forma en que se gestionan los problemas de "conducta" de los niños y los jóvenes.

Primero, no estoy de acuerdo en que los profesionales que están tratando las dificultades emocionales de los niños-jóvenes, son médicos (y dentro de ellos los psiquiatras). Es sorprendente que sean médicos aquellos que están orientando a otras personas en problemas emocionales. Su formación y, sobre todo, su experiencia es farmacológica no emocional, y las soluciones que aportan son fármacos.

Segundo, pretenden que los niños tengan las emociones estabilizadas, o neutralizadas. Dan por supuesto que las personas (los niños y adolescentes) que primero están contentos y luego tristes, que más tarde se enfadan, que luego se divierten y a última hora del día lloran… tienen una disfunción emocional. La experiencia real nos indica que las emociones son naturalmente fluctuantes, en función de las vivencias de cada momento presente. No tenemos derecho a pretender que las demás personas tengan un estado de ánimo fijo, estable y sereno. Sería como pretender que estuvieran emocionalmente muertos.

Además exigirles esto a los niños, que naturalmente tienen las emociones más a flor de piel -menos reprimidas-, es una pretensión absurda. Y etiquetarles como enfermos, es un atentado contra su dignidad.

Esto pone de manifiesto que en nuestra sociedad la expresión de emociones está tildada de enfermedad, si a los demás no les parece el sitio adecuado para que las exprese. Según esta misma sociedad debe ser mucho más sano, controlar la tristeza (no voy a llorar delante de los demás), o manipular el enfado (sobre todo con el jefe). Se censura a las personas que se expresan tal como se sienten, y se las considera enfermas, incluso cuando dicha expresión no provoca ningún daño real a los demás. Yo no quiero una sociedad así de falsa y represora.

Durante todo el documental los psiquiatras estadounidenses que aparecían insistían en la necesidad de dar medicamentos estabilizadores a los niños. Se trata de estabilizar a los niños. Además en los casos mostrados en el documental son los profesores de escuela los que insisten en la posibilidad del diagnóstico de algún trastorno. Después de la insistencia escolar, los padres acuden al médico (¡¡¡para que resuelva problemas de emociones y de comportamiento!!!), que tras un diagnóstico especulativo que se hace por mera observación y sin pruebas científicas (como sería un análisis de sangre, un escaner o una radiografía), le adjudica el consumo de drogas fuertes. La historia no termina ahí, sino que continúa durante años, con cambios permanentes de dosis y medicamentos: "se pueden tardar muchos años en dar con la combinación de medicamentos adecuada al caso" (dice el documental).

En tercer lugar, los "especialistas" del vídeo no muestran ningún conocimiento psicológico sobre las autolesiones (retroflexión), sobre el lenguaje no verbal y sobre el funcionamiento sistémico en las relaciones familiares (frecuentemente en el lenguaje corporal de los padres del vídeo se pueden percibir indicios de una inadecuada formación de los padres).

Con la pretensión que toman los psiquiatras de eliminar los síntomas… lo que logran es cambiar unos por otros, y cronificar un problema emocional, que con la adecuada educación mejora muy notablemente, sin necesidad de ningún medicamento.

Por si esto fuera poco, en el vídeo los propios psiquiatras afirman "aún no hay pruebas que demuestren si los tratamientos que estamos usando son dañinos o seguros para los niños". Todo esto porque se han sacado unos medicamentos al mercado sin hacer pruebas pertinentes. Están vendiendo medicamentos a precio de panacea, y ni siquiera se han hecho pruebas para verificar su seguridad y su utilidad. Durante el vídeo comentan que se acaban de empezar a hacer algunas pruebas con dichos medicamentos, y sin embargo los resultados indican que ¡¡apenas hay diferencias entre los tratamientos con dichos medicamentos y los tratamientos con placebo!!

ESTO SE PUEDE HACER DE OTRA FORMA

Existe un trabajo directo con las emociones. Un trabajo con la angustia, con la tristeza, la agresividad, la inestabilidad emocional. De esta forma sí se puede ayudar a que sea el niño a que se autoregule. Pero el niño no aprende a hacerlo a través de consejos o recomendaciones de los padres (introyectos), no con sermones sobre lo que debe hacer o no. Es la propia situación emocional del niño la que le permite lograr un entrenamiento para descubrir cómo estabilizarle y que vea qué le está ocurriendo. Este tipo de terapia se puede aplicar a niños desde muy temprana edad, pues desde muy pronto los niños pueden ser conscientes de su cuerpo.

En lugar de regular sus emociones de forma externa, dando a los médicos la responsabilidad de ayudar en los problemas emocionales, sin responsabilidad ni control y con un grave riesgo para su salud… el menor aprende a autorregularse de forma sana, identificar qué le está pasando ahora, cómo expresar esa emoción sin entrar en conflictos con otras personas, mejorar la comunicación… Aprende a afrontar la ansiedad, qué hacer con ella (en lugar de taparla con una pastilla), etc.

Mientras haya emociones, hay esperanza.

Un beso a todos.

3 respuestas a Situaciones emocionales y fármacos “neutralizadores”

  • Mar dice:

    Totalmente de acuerdo. Soy educadora social, trabajo con jóvenes y adultos con trastornos de conducta y enfermedades mentales, y estoy aburrida de ver cómo lo primero que se hace es etiquetar a un joven con un diagnóstico que sentencia su vida y su destino. Una o dos visitas a un profesional que no conoce del joven más que los resultados de una evaluación, para, finalmente, prescibirle una medicación que le anestesia. En otros casos, la “medicación” que anestesia al joven no es otra que sus propios progenitores en un afán de sobreprotección y creación de un hijo inútil, porque “es diferente”. En ambos casos, uno por causas farmacológicas y otro por causas educacionales, cada día veo rostros que, o no expresan ningún tipo de emoción les digas lo que les digas, o su expresión es totalmente inadecuada. Seguiremos luchando…
    Enhorabuena por la página y por vuestro trabajo.

  • Gracias por tu comentario. Me alegro de tener compañeros en lo que para mí es una vocación maravillosa. Un abrazo.

  • Catalina dice:

    Hola, seria un placer para mi ponerme en contacto con usted, soy diplomada en educacion social y creo que seria de gran ayuda para mi, un saludo y gracias

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088