Somos capaces de recuperarnos de cualquier experiencia

Resiliencia

En términos psicológicos se llama “resiliencia” a esta capacidad. El otro día estuve chateando sobre el tema con una amiga. Es un término que he escuchado muchas veces. Una y otra vez tengo la sensación de que, expresando una realidad de las personas, es un término abstracto-teórico para algo que en Gestalt es el centro de la terapia.

Por eso no manejo ese concepto. En concreto la terapia tiene la primera misón de cerrar-completar las situaciones, emocional y corporalmente. Una vez cerrada la situación la recuperación se inicia sola física y emocionalmente.

Por ese motivo desde mi punto de vista el trauma no existe… es sólo la etiqueta que ponemos a una experiencia de dolor en la que la persona esta detenida… se ha quedado mental, emocional y conductualmente en una situación inconclusa del pasado, mientras su realidad está en el presente.
Eso no quiere decir que el pasado no deje huella… pero, siendo rigurosos, lo único que existe es el presente… y dar “existencia” conceptual al trauma alimenta la obsesión de las personas por revivir el dolor sin superarlo y justificar su miedo a hacer algo que nunca ha hecho. Vive en piloto automático.

Por echar más leña al fuego, la experiencia me indica que no superar una experiencia dolorosa del pasado es, entre otras cosas, una forma de autocastigo en el presente.

La resiliencia es una cualidad natural del ser humano que se produce cada vez que hacemos algo para reequilibrar nuestro organismo. Eso es lo que pretende nuestra Terapia, ayudar a que la perona reequilibre lo que está descompensado y/o bloqueado. Como trabajo de apoyo a las personas, es para mí maravilloso haber descubierto esta forma tan eficaz y profesional de ayudar de verdad.

Muchas gracias por vuestro apoyo al blog. Esta semana he superado el record de visitas semanales.

5 respuestas a Somos capaces de recuperarnos de cualquier experiencia

  • Pilar dice:

    “Es una capacidad del ser humano, sí, pero lo que los profesionales se preguntaron cuando le dieron el nombre es qué condiciones tienen las personas que salen adelante tras el maltrato prolongado, las perdidas personales o economicas graves, reclusion en campos de prisioneros, etc. Mientras existen seres humanos dotados en alto grado de una resiliencia natural, que a veces son vistos como invulnerables a la adversidad, existen personas que por diversas causas se entregan a situaciones de estrés cada vez más notables, que acaban en crisis depresivas o enfermedades somáticas”. Esto da para otra investigación ¿no crees?

  • Mi opinión no experta es que esas personas tienen más desarrollada la capacidad de adaptarse a los cambios, de accionar ajustadamente a la realidad, en lugar de fantasear.

    Eso incluye aceptar emociones reales pero “moralmente prohibidas”, por ejemplo el odio hacia los progenitores, el deseo de matar a una persona, o la atracción sexual de un familiar (deseo del incesto).

    Detrás de la depresión y el suicidio hay un deseo de matar a alguien. Cuando esto no se puede completar ni superar, la resiliencia está estancada.

    En teoría es difícil hablar de ello. Es en el caso concreto donde es posible actuar. En todo caso la resiliencia entra en funcionamiento, desde el punto de vista físico, cuando la materia deja de recibir una presión externa. Sólo entonces puede alcanzar la recuperación de sus características.

    Si la resiliencia no se da es porque la presión se está manteniendo (aunque sea de forma invisible, a través de los introyectos de la persona).

    Otro asunto es la velocidad de recuperación. Eso dependerá de la presión a la que fue sometido, del tiempo, y finalmente del propio material.

  • Javi dice:

    Y al igual que la presión externa puede impedir la resilencia, puede suceder lo contrario: una presión externa (en muchos casos necesaria) desencadena el proceso de resilencia.
    De ese seguro que sabes algo más.

  • Javi, yo pienso que el solo aumento de la presión externa no provoca la recuperación, aunque veo por donde vas. En principio cuando la situación se hace ya insostenible parece más cercano el cambio. Pero lo que define la diferencia no es la dureza de la presión, sino lo evidente que resulte la situación ante la conciencia del que padece. Para hacerlo evidente la Gestalt usa esencialmente el psicodrama.

    Por eso sostengo que la resiliencia llega cuando hay una toma de conciencia de la persona de su situación real. Por eso las personas deprimidas no viven en contacto con sus sentimientos. De hecho la depresión no es un sentimiento, sino un estado. Si le preguntas a cualquier deprimido cómo se siente, no lo sabe. Darse cuenta del sentimiento es el primer paso para iniciar la recuperación.

    Sobre esto debo decir que no hay una adecuada educación emocional (normalmente no la hay en absoluto). Hace tres años nos enviaron al colegio un libro supuestamente sobre emociones, elaborado por una conocida editorial con su equipo de psicólogos al frente en el que ponían a cada letra del alfabeto un sentimiento. Así, según ellos, los celos, la envidia, los nervios o la vergüenza son sentimientos.

    Si eso es lo que “saben” los expertos… estamos apañados. Vamos encaminados a la “depresión colectiva”… bueno, espero librarme, jajaja.

  • viergom dice:

    A cuento de la resiliencia: http://www.rtve.es/mediateca/videos/20110301/plasticidad-del-cerebro-avance/1033766.shtml

    «En “La plasticidad del cerebro”, conoceremos descubrimientos revolucionarios sobre la plasticidad del cerebro humano. El documental nos mostrará también a personas cuyas vidas han cambiado para siempre gracias a ellos.»

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088