Soy un ángel

Estoy viendo la foto de familia de la primera comunión de mi hermana, y veo a mis abuelos que ahora ya no están. Algunos ya murieron. Otros están más lejos en mi vida. A mi madre, a mi tío y mis primos. ¡A mis hermanos! ¡¡Y a mi padre!! Y siento la fortuna que tengo de haber venido a la vida en esta familia. Con todas las deficiencias que nos da ser humanos, y con todo el amor que nos da estar vivos.

Veo las sonrisas de todos, y me conmuevo. Es un pasado que demasiadas pocas veces he agradecido. Miro mi sonrisa infantil de 5 años y me parece que era un ángel. Un ser con una curiosidad infinita, una capacidad de amar y de ser amado inmensa. ¿Pero acaso soy ahora una persona diferente?

No me merece la pena esconder ese alma puro entre bromas, juego de roles, sonrisas forzadas y buenas caras. Soy también el niño de 5 años, Francisco, que correteaba, que necesitaba abrazos, que comía las sopas de pan de su abuelo. Todo eso está en mí. Gracias a Dios.

Miro a todos en mi familia en esa foto ¡y me parecen tan guapos! Y me doy cuenta de cuánto les he querido, lo importantes que han sido en mi vida, todo lo que necesitaba verles día a día, y aprenderlo todo con ellos. Algunas cosas no tuve tiempo de aprenderlas con ellos, pero para eso está la vida. Ahora tengo a algunos como compañeros. Ya no importan las etiquetas “hermano, hermana, padre, madre, abuela”. Son seres humanos a los que agradeceré toda mi vida lo que he vivido y lo que pueda vivir con ellos. Me dieron todo, cada gramo del algodón de la ropa que llevaba puesta, cada caloría de comida que llegó a mi cuerpo, cada célula de mi piel lo recibí. Y no hay tesoro con el que pueda pagar estar aquí, disfrutando de que soy un ser vivo y un ser de amor, capaz de crear vida con mis abrazos, capaz de multiplicar la sabiduría con mis preguntas.

He sido bueno desde el día que nací hasta hoy. Es mi declaración, y ahora sé que, haga lo que haga, en mí hay un ser bueno y puro.

Gracias los que me dais tanta vida. A los que estáis desde siempre (mi siempre) y a los que acabáis de llegar hace unos meses o unos días. Gracias por poder confiar en vosotros, y por vuestra confianza y amor, aunque no nos veamos o hablemos todos los días.

2 respuestas a Soy un ángel

  • Catalina dice:

    no me hagas llorar capullo, que sabes la añoranza que tengo sobre mi infancia.
    Nunca he tenido grandes lujos, como toda familia humilde, pero he recibido mucho cariño, y tambien muchos errores que dejan huella.
    Todo lo que somos lo bueno y lo malo, se lo debemos a ellos.

  • pilarcasota dice:

    He estado revisando fotos familiares de más de tres décadas de historia para una fiesta especial en familia, y son muchos los sentimientos que afloran…

Deja un comentario

La Escuela Activa Savia
es miembro de EUDEC
eudec
Convenio Educativo conUniversidad Camilo José Cela

Información

CONTACTA
PARA SOLICITAR
UNA ENTREVISTA
SI DESEAS HACER PRÁCTICAS
O DESEAS MATRICULAR
A TU HIJO/A EN SAVIA
ENVÍANOS UN E-MAIL

Correo electrónico
Pincha aquí para acceder a tu correo electrónico
Contacto
E-MAIL
info@escuelasavia.es

TELÉFONO
665 121 088